CIUDAD DE MÉXICO, 10 de abril de 2019.- Ante un entorno económico global que presenta riesgos internos y externos de mediano plazo, el Banco de México (Banxico) mantendrá una estrategia macroeconómica sólida, prudente y en sus diferentes componentes, que tienen que ver con una postura monetaria encausada y buscando conservar una inflación baja y establece.

Respecto a las condiciones macroeconómicas, el gobernador del banco central de México, Alejandro Díaz de León Carrillo, advirtió elementos que pueden afectar la capacidad de crecimiento en el país e inclusive el proceso de formación de precios: inseguridad, impunidad y corrupción.