CIUDAD DE MÉXICO, 1 de agosto de 2019. — El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador no olvida pero sí perdona el fraude del que acusa al ex mandatario Felipe Calderón Hinojosa en el proceso electoral del 2006.

“Impusieron a Calderón y su primer acto fue declararle la guerra al narcotráfico sin tener elementos, sin saber del porqué de la inseguridad y de la violencia, sin atender las causas, fue pegarle un garrotazo a lo tonto al avispero y eso desató esta violencia que todavía se padece”, afirmó López Obrador.

“Muertos, fosas clandestinas, desaparecidos, todo por el fraude del (año) 2006”, arremetió el Jefe del Ejecutivo desde Palacio Nacional, durante la conferencia matutina de este jueves.

El Presidente reiteró que hay un punto final durante su administración, por lo que no se pretende voltear atrás para buscar la justicia, aunque resaltó la independencia y autonomía de la Fiscalía General de la República (FGR) para realizar su labor e indagatorias.

Más información en Quadratín México