PACHUCA, Hgo., 12 de octubre de 2021.- El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) seguirá trabajando para lograr la despenalización del aborto y garantizar la prestación de servicios seguros y gratuitos en todo el país.

El aborto ha sido un tema polémico debatido y demandado desde décadas atrás, pero penalizado, por lo que las mujeres lo han practicado de manera insalubre e inhumana con el riesgo de morir y sufrir secuelas temporales o permanentes que podrían evitarse.

Procesos legislativos como el de Hidalgo, así como las resoluciones de la SCJN, es evidente la demanda sentida y creciente de que tanto el gobierno y sus órganos de justicia, así como la sociedad, la opinión pública, aborden el tema del aborto como un tema de derechos humanos, salud pública y justicia social que contribuye a combatir las desigualdades y al desarrollo y bienestar de las mujeres más desprotegidas, según lo expuesto por la presidenta del Inmujeres, Nadine Gasman Zylbermann, al respecto del tema.

Por su parte, la secretaria ejecutiva del Inmujeres, Patricia Uribe Zúñiga, destacó que el aborto seguro y gratuito busca generar condiciones dignas para todas las mujeres, sobre todo aquellas que están en condiciones de mayor vulnerabilidad y tienen grandes brechas de desigualdad económica.

Además, remarcó, las recientes  resoluciones de la Corte son un respaldo contundente al derecho a decidir de mujeres y personas gestantes y establecen como prioridades para reducir los abortos, la educación media y superior de las mujeres, la educación integral de la sexualidad, la prevención de la violencia sexual, el acceso a anticonceptivos eficaces y a servicios de salud sexual y reproductiva que les permita tomar decisiones informadas.

En este tenor, por parte del Comité de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujeres (CEDAW, por sus siglas en inglés), Leticia Bonifaz Alonzo comentó que ahora sigue impulsar la despenalización del aborto estado por estado a través de sus congresos

Asimismo, reiteró que se debe avanzar en que las instituciones públicas federales de salud, como el ISSSTE o el IMSS ofrezcan el servicio de interrupción del embarazo, pues se garantizaría que más mujeres accedan a estos servicios básicos de salud.

En tanto, el Inmujeres reiteró que apoyará los procesos de liberalización de las leyes relacionadas con el aborto, de manera que se abran todas las posibilidades, para que todas las mujeres y las personas gestantes, especialmente las más marginadas y en vulnerabilidad, puedan ejercer sus derechos y tengan acceso a servicios seguros de interrupción del embarazo sin ser criminalizadas.