PACHUCA, Hgo., 9 de septiembre de 2019.- Ya es cada vez menor el tabú sobre el uso y solicitud de métodos anticonceptivos y para la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Así lo informaron Jetnmy Yazmin Castillo Rodríguez, Viridiana Guadalupe Servin Ruiz, Claudia Hernández Gómez y Clementina Hernández Gómez, integrantes del equipo que atiende el Módulo de Planificación Familiar y Salud Sexual en la Clínica 32 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en esta ciudad.

En la actualidad, dijeron, los derechos sexuales y reproductivos de los adolescentes los protegen a fin de que puedan tener a su alcance métodos para ejercer su sexualidad de manera responsable sin la necesidad de que, en caso de ser menores, sean acompañados por un adulto.

En entrevista para Quadratín Hidalgo, el equipo integrado por una médico, una enfermera, una psicóloga y una trabajadora social, explicó que el acceso a estos métodos es totalmente gratuito y abierto tanto a derechohabientes como a quienes no están inscritos al IMSS, por lo que el público en general puede acudir por información o métodos que se entregan sin costo alguno.

Esta fracción de la clínica realiza también visitas a escuelas para concienciar a adolescentes y jóvenes y darles a conocer las posibilidades que tienen a su alcance para evitar los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.

De esta forma, proporcionan orientación y consulta a un aproximado entre 20 y 30 personas al día en el módulo de la clínica ubicada en bulevar Colosio, acercando los métodos anticonceptivos a quien los pida sin discriminación de ningún tipo.

Las consultas y los métodos se proporcionan tras la firma de un documento de “conocimiento informado” luego de que se explican los beneficios y efectos secundarios del método elegido.

“Se trata de prevenir el embarazo no deseado y las enfermedades de transmisión sexual y garantizar el derecho de elegir un método de planificación familiar”, explicaron.

Los tabúes pasados acerca de los métodos anticonceptivos, dicen las trabajadoras sociales, han disminuido y cada vez más jóvenes sexualmente activos se acercan sin miedo ni prejuicios al módulo de salud sexual y reproductiva, “tal vez en secundaria todavía hay jóvenes que sienten un poco de pena, pero son cada vez menos”.

“El programa de salud reproductiva abarca todo, desde después del parto se informa a la mamá sobre los métodos y se llevan a cabo, con el grupo de embarazadas, las pláticas sobre Estrategias de Embarazo Prevenimss, además de que otorgamos la metodología temporal o definitiva para la población en general, pues aunque este tipo de módulo se ideó para zonas urbano marginadas, ahora se ha extendido la atención”, recordaron.

Tras recibir la orientación e información, los interesados en acceder a métodos anticonceptivos entran a valoración médica a fin de que se les proporcione el método ideal para el control de la natalidad según su estado de salud, así como las dosis precisas y las indicaciones personalizadas para el uso de los métodos, mismos que se proporcionan igualmente de forma gratuita.