PACHUCA, Hgo., 22 de diciembre de 2020.- Afluencia sin excesos se registró el día de hoy en tiendas departamentales y la central de abastos, que aún no alcanzan su máxima capacidad para la realización de las compras correspondientes a la cena de Nochebuena.

Salvo los negocios de venta de alcohol, que mostraron largas filas ante una posible ley seca en la ciudad, hasta las 18:00 horas, en que se llevó el cierre de tiendas ordenado de manera oficial, clientes llevaban a cabo compras en supermercados sin mayores incidencias, aunque una vez reanudada la medida de permitir la entrada sólo de una persona por familia, varias personas debieron quedarse afuera en espera de sus acompañantes, algunos, menores de edad.

Igualmente, a través de los altavoces, las administraciones de las supertiendas anunciaban la prohibición de la entrada de menores de 12 años a los establecimientos y el uso obligatorio e ininterrumpido de cubrebocas.

En tanto, en la Central de Abastos, sin el túnel sanitizante, se continuó, al menos por hoy, la entrega de gel antibacterial en la entrada principal, pero sin inhabilitar las salidas alternas del centro de abasto que, entre las 8:00 horas y hasta cerca del mediodía registraba clientela de manera regular, pero sin grandes aglomeraciones.

El centro de Pachuca, en tanto, continúa con movilidad al máximo en los alrededores de centros de abasto como son el mercado Primero de Mayo, Benito Juárez, Miguel Hidalgo y en el tianguis instalado en la plaza de la Constitución, al igual que se detectaron numerosos clientes en los negocios establecidos de los portales de la misma plaza.

Aunque la recomendación al transporte público es limitar el aforo, esta es una medida que ha sido prácticamente inoperante desde su inicio, ya que las sanciones dependen en su mayoría de una denuncia por parte de usuarios, las cuales no se han materializado.

Para el día de mañana, según comerciantes, se espera mayor afluencia de compradores ante la cercanía de las fiestas, pero muchos aún desconocen si habrá nuevas disposiciones que pongan en riesgo la leve recuperación que las festividades han significado para su economía.