PACHUCA, Hgo., 18 de junio del 2021.- Un promedio de 15 infractores son arrestados cada semana en los puestos de revisión del alcoholímetro en Pachuca.

Regularmente se instalan dos o tres retenes en la capital Hidalguense durante jueves, viernes y sábado.

Son revisados aleatoriamente decenas de conductores, de los cuales 15 o más reprueban la prueba de alcoholemia, es decir que se comprueba que manejaban en estado de ebriedad.

Los infractores son remitidos a las instalaciones de Barandilla de Pachuca.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, algunos de ellos, son arrestados en tanto que otros optan por pagar las sanciones.

Las multas por no pasar la prueba de alcoholemia subieron a partir de febrero del 2021 de $4,697 a $4,838 la mínima.

La multa máxima aumentó de $9,800 $10,094.

Algunos infractores promueven amparos para salir libres.