PACHUCA, Hgo., 5 de abril de 2021.- A lo largo de la pandemia por Covid 19, la violencia infantil ha tenido un aumento considerable en el ámbito nacional, pero, lamentablemente, el marco legal no ha emitido una acción con respecto a esto, sostuvo la investigadora Judith Erika Moctezuma Montaño.

“A pesar de que la violencia infantil siempre ha estado presente, aún no se logran los mecanismos necesarios para generar que haya una disminución en este problema social, además de la importancia de hablar y tomar acciones sobre aquellas conductas que han afectado de distintas maneras la dignidad de la infancia”, indicó la especialista en Ciencias Sociales.

En esta pandemia, la convivencia en casa sufrió una transformación en dónde de alguna manera todos los integrantes de la familia tenían que compartir el mismo espacio para realizar actividades que anteriormente solían realizar ya sea en la escuela o trabajo.

La importancia de las “acciones afirmativas concretas”, dijo Erika Moctezuma, es que dentro de una sociedad existan organizaciones y leyes que realmente respalden y actúen en contra de los problemas sociales que enfrenta el país y que por lo tanto si no se tiene una solución solo irán en aumento.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), debido a la pandemia, en mayo del 2020 propuso el documento “Protección de la niñez ante la violencia Respuestas durante y después de Covid 19” ante el Gobierno de México a través de la Secretaría de Gobernación, el cual incluye una serie de medidas para disminuir la violencia contra niñas, niños y adolescentes.

Algunos de los puntos que toma el documento es promover la adopción de medidas u órdenes de protección que permitan separar al agresor del hogar y evitar que niñas, niños y adolescentes sean separados de sus familiares e ingresados a Centros de Asistencia Social (CAS) cuando esto sea posible y en línea con su interés superior.

El documento refiere que, de no ser posible que la niña, niño o adolescente se quede con su familia de origen, es importante buscar las opciones de núcleos familiares ampliados o familias de acogida previamente certificadas por los Sistemas DIF.

Sin embargo, a un año de la pandemia en México, las acciones para disminuir la violencia infantil siguen escasas, tomando en cuenta que México es un país que tiene altos niveles de pobreza en donde de 40 millones de niños, niñas y adolescentes, más de la mitad se encuentran en situación de pobreza y cuatro millones viven en pobreza extrema.