PACHUCA, Hgo., 21 de diciembre de 2020.- Cerca del 90 por ciento de los sindicatos de competencia federal, como los de la industria petrolera, química, farmacéutica, metalmecánica, eléctrica, cervecera, embotelladoras, cementeras, entre otros, han adecuado estatutos a las nuevas reglas que incluyen el voto libre y directo para elegir a sus líderes y la participación de los agremiados en el conocimiento y conformación de los contratos colectivos, convenios de revisión, entre otras acciones que transparentan la labor sindical.

Entre otras ventajas de estas adecuaciones, exigidas a partir de la nueva Reforma Laboral, los sindicatos deberán implementar directivas con razón de género y están obligados a rendir cuentas a sus agremiados, quienes, además, tendrán participación en las decisiones sobre su materia de trabajo como son los aumentos a salarios y prestaciones.

Además, el nuevo modelo de justicia laboral, a iniciar actividades hacia la mitad del año próximo en Hidalgo y que hacia octubre llevará a cabo su segunda etapa, considera la existencia de una instancia conciliatoria y la creación de los tribunales federales para atender y resolver todos los conflictos que no sea posible conciliar en los centros de cada estado, donde también habría tribunales locales que evitarán largos juicios laborales.

Según explicó en entrevista Alfredo Domínguez Marrufo, titular del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, hasta el momento no ha habido resistencia por parte de sindicatos para adecuarse a las nuevas reglas y el porcentaje que falta por integrarse lo conforman sindicatos más pequeños que no han alcanzado el nivel de organización para hacer las adecuaciones a sus estatutos.

Lo anterior derivado de los trámites que hace falta cumplir y la mayoría de los cuales han sido retrasados por la contingencia sanitaria.

“Más allá de eso, si el sindicato no adecua sus estatutos, no podrá registrar nuevas dirigencias ni ser autorizado para continuar bajo las reglas anteriores, cualquier renovación que no cumpla con las nuevas reglas, con la representación proporcional de género o la adecuación al nuevo sistema democrático no accederían a trámite alguno”, aclaró.

En el caso de los sindicatos locales, dijo que ha habido algunas justificaciones que tienen que ver con la imposibilidad de realizar asambleas a causa de la pandemia, pero hay un compromiso para adherirse.

En adelante, dijo, es necesario que los trabajadores ejerzan los derechos que la reforma les otorga, pues sus efectos serán más rápidos siempre y cuando estos derechos se exijan, demanden y ejerzan por parte de los empleados a fin de que, a la brevedad, se vislumbre una mayor democracia, representatividad, legitimidad de los dirigentes y participación e involucramiento de los sindicalizados con sus condiciones de trabajo.