Tlahuelilpan, Hgo. 06 de febrero de 2019.- La madrugada de este miércoles, a través de su cuenta oficial de Twitter, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que uno de los lesionados de la explosión de un ducto de Pemex en la comunidad de San Primitivo que recibía atención médica en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de Magdalena de las Salinas en la Ciudad de México (CDMX).

Con los deceso ya suman 128 las muertes del denominado viernes negro, que ha dejado a más de 150 familias afectadas por los hechos, ya sea porque sus familiares murieron o debido a que se encuentran gravemente lesionados.

De esta manera sólo quedan 19 personas con vida de las que fueron trasladadas tras el estallido a diferentes hospitales de la República mexicana y Estados Unidos, concretamente a Galvestón, Texas.

Dos de las personas que aún conservan la vida aún están bajo atención médica en Magdalena de las Salinas, en tanto que los otros permanecen en diferentes nosocomios públicos y privados del centro del país, así como tres menores en la Unión Americana.

Con la caída de una víctima tras otra se cumple el pronóstico del suplente del diputado local por el V distrito, Eduardo Durán García, quien sostuvo hace un par de semanas que es muy difícil que las personas heridas puedan salvar la vida, ya que presentan severas quemaduras de segundo y tercer grado en 80 o 90 por ciento de sus cuerpos.

Aún con ello aseguró que desde el gobierno de la República, y del propio estado se hace todo lo humanamente posible por salvar el mayor número de víctimas tras la tragedia que al momento lleva a 127 fallecidos.

El fallecimiento de la última víctima se produjo a las 2:50 de la madrugada.