PACHUCA, Hgo., 11 de febrero de 2020.- De acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa a los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) el 77.3 por ciento de la población mexicana tiene conocimiento sobre el festejo del día de San Valentín y de estos, el 44.4 por ciento acostumbra celebrar o regalar algún detalle.

De los que acostumbran a realizar algún tipo de festejo, el 60 por ciento prefiere las cenas románticas, donde el promedio de gasto por comensal es de un mil 300 pesos, ya que las cenas elevan sus costos por tratarse de una fecha “especial”.

Después de las cenas, le siguen los chocolates, las flores como segundo y tercer lugar entre las preferencias. Otro rubro interesante, con base en estudios sobre finanzas personales, es el de los viajes; aunque sólo 14 por ciento gasta en este tipo de obsequios, ya que requieren mayor anticipación, así como inversión.

“Este día es el pretexto perfecto para querer demostrar amor o la importancia de alguien mediante regalos; sin embargo, antes de aplicar un “tarjetazo” o querer regalar un detalle que esté por arriba de nuestro bolsillo, es importante echar un vistazo a nuestra cartera, además de tener presente que comparar costos y tener un presupuesto son las claves para no terminar con el corazón roto por las deudas”, expuso el experto en finanzas personales Dante Teytud.

Durante esta fecha, los costos de las cosas tan simples como un ramo de rosas que normalmente puede costar entre 70 y 80 pesos se elevan casi un 50 por ciento, mientras que los costos de otros regalos aumentan entre un 7 y 10 por ciento.

Teytud destacó la importancia de planear un presupuesto, pues los hombres gastan 51 por ciento más que las mujeres, ya que ellas tienen un gasto más controlado que va de los 700 a los 880 pesos.

“Estos datos no son tan sorpresivos, ya que hay una alta tendencia a que ellas administren más sus finanzas, pero ellos buscan solventar la falta de tiempo con regalos costosos”, añadió.

Si bien es importante demostrar cariño, esta fecha no debe ser el pretexto para comprar todo lo que se venga a la mente ya que los gastos desmedidos pueden afectar el bolsillo.