TULA DE ALLENDE/TEPEJI DEL RÍO Hgo., 10 de enero de 2019.- La tarde de este jueves, automovilistas y usuarios del transporte público así como ciudadanía en general entraron en estado de alerta después de percatarse que algunas gasolineras asentadas en la región colocaron algunas lonas donde notificaron a la clientela sobre el desabasto de combustibles de Pemex.

Algunas, pertenecientes a la cadena empresarial La Unión situadas en la colonia San Lorenzo de la cabecera municipal de Tula, la estación de servicio de Montealegre de la misma cadena, así como a un costado de la autopista México – Querétaro del mismo nombre colocaron el siguiente mensaje:

“Estimado cliente, por el momento no contamos con combustible, por su comprensión, gracias”.

La gasolinera Álvarez, también de la cabecera municipal de la Ciudad de los Atlantes, sólo tiene venta de gasolina premium, mientras que la única que sigue con abasto regular es la gasolinera situada frente a la clínica número 5 de la avenida Melchor Ocampo.

El desabasto comienza pese a los dichos de los enlaces regionales del gobierno federal, que apenas la mañana de este jueves aseguraron que no había insuficiencia de hidrocarburos en la región Tula y que apenas una gasolinera del municipio de Chapantongo había cerrado por falta de energéticos.

La carencia de hidrocarburos de Pemex se da luego de varios días de que el gobierno de la República, encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), determinara el cierre de la mayor parte de ductos que parten de las principales refinerías del país en un intento por frenar la ordeña de hidrocarburos, mejor conocida como huachicoleo.

La estrategia sí ha funcionado, pues los primeros en sufrir carencia de combustible fueron los llamados chupaductos, pero también el grueso de la población ha sido afectada, ante la lentitud del sistema de distribución en pipas que ha dispuesto la federación, mismo que dicho sea de paso es más costoso.

Al margen de lo que ocurre en la cabecera municipal, desde días pasados se observan largas filas de pipas en las proximidades de la refinería Miguel Hidalgo que se forman afuera del tren de refinamiento a la espera de ser suministradas de combustible para su posterior distribución a diferentes entidades del centro del país.

Los conductores de las unidades han dado cuenta que en algunos casos tienen que esperar afuera del complejo lapsos de más de 24 horas.