TULA DE ALLENDE, Hgo., 10 de octubre de 2018. “En un periodo de dos semanas detectamos al menos 300 casos de cáncer en 14 pueblos ribereños de la presa Endhó ubicados entre los municipios de Tula y Tepetitlán y las autoridades no hacen nada”, acusó el dirigente del Movimiento Social por la Tierra, Francisco Chew Plascencia.

El líder social y campesino señaló que la problemática de salud pública obedece a dos factores principales: a que las autoridades no han reconocido que la zona se debe atender prioritariamente en temas de salud y medio ambiente, además de la contaminación generada por pozos que abastecen de agua a comunidades que están a pie de la presa, los cuales contienen metales pesados.

Exhibió a este medio los resultados de una serie de estudios realizados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a siete pozos ubicados en la ciudad de los atlantes y el municipio de Tepetitlán, de los cuales cuatro arrojaron evidencias de altas concentraciones de metales pesados.

Entre los compuestos detectados por el Laboratorio Nacional de Referencia de la Conagua se encuentra el arsénico, mercurio, manganeso y plomo, cuya presencia excede las normas vigentes en el país.

Detalló que entre los emanentes de agua analizados se encuentran los de San Francisco Bojay, Benito Juárez; Michimaltongo, El Chabacano y el de Xochitlán de las Flores, en Tula de Allende, además de los pozos de Pedro María Anaya y Torreón de Tepetitlán, la mayoría de los cuales excedieron los límites establecidos por la norma NOM-SSA1-127-1994.

El caso de mayor preocupación -dijo- es el del pozo de San Francisco Bojay Colonia, que en siete muestreos distintos rebasó el límite máximo de arsénico, por lo que urgió que los trámites para la reposición de los afluentes comience de inmediato.

No obstante, aceptó que, a pesar de que ya se cuenta con las evidencias aún no hay fecha precisa para iniciar la perforación de pozos, pero que espera que con base en los resultados se comience pronto.

Finalmente dijo que los pozos se tienen que reponer obligatoriamente porque de lo contrario el foco de contaminación continúa ahí y por ello, de nada serviría que mandaran una atención de salud especializada como lo comprometió recientemente el comisionado federal para la protección de riesgos sanitarios, Julio Sánchez y Tépoz.