Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

La inocente polvorita: Cumbancha de chistes políticos

Anselmo Estrada Alburquerque
 
| 14 de junio de 2018 | 14:33
 A-
 A+

PACHUCA, Hgo., 14 de junio de 2018.- Con el debate del martes pasado, tercero y último—gracias a todos los cielos—prosiguen las campañas políticas con vistas a las elecciones del 1 de julio. Tanto los candidatos presidenciales como los aspirantes a senadores y diputados federales y locales siguen sembrando dudas sobre las promesas nunca cumplidas y cosechando burlas, dimes y diretes del ingenio popular.

En las páginas de diarios y revistas, artículos y caricaturas muestran tal cual son los pretendientes a esos cargos públicos, pero en las redes sociales la gente común da rienda suelta al humor negro, satírico, burlón.

CHISTES VIEJOS, SIEMPRE NUEVOS

Algunos chistes que reproduzco hay viejos, otros que no pasan de moda algunos

Un hombre y una mujer se encuentran en la calle. El, le dice, quiero conocerte mejor, tengo 38 años, soy diputado priista desde hace 10 años y soy honesto. Ella, contesta: encantada, tengo 30 años, soy prostituta desde hace 15 años y soy virgen.

En estos días, uno de tantos políticos priistas, panistas o perredistas, pronunciaba repetitivo discurso y justamente cuando va a decir qué problemas va a resolver, se oye el rebuzno de un burro.

El político enojadísimo grita: – ¿Quién hizo eso? ¿De dónde salió?

Entonces alguien del público le dice: – No se preocupe, es el eco.

¿Cómo se le llamaría a un político mexicano, si hubiera nacido en:

Alemania: Otto von Frauden. Arabia Saudita: Elim Postor. China: Chan Chu Yo. Cuba: Silvio Panada. Francia: Pierre D’Elvotto. Grecia: Hurto Sinescroupoulos o Akylos Transo. Holanda: T. Van Aestaffar. India: Gandhi Sima Farsa. Israel: Abraham Urnas. Italia: Massimo Atraco.
Japón: Tekito Tuboto. Líbano: Mestafa Al-Botar. Portugal: Santiago de Trampinha. Rusia: Ivan A. Timar. Uganda: Ami Mewele Alomimo.
Vietnam: Jo Dan Sen.

CAPITALES SEGÚN Enrique Peña Nieto

Coppell: Canada.
Hannah: Montana.
Knorr:  Suiza.
Denzel:  Washington.
Whitney: Houston.
Queso:  Philadelphia.
Salsa:  Tabasco.

Parábola electoral: Un político en campaña—no se sabe a qué partido pertenecía– muere trágicamente y San Pedro le ofrece pasar un día en el Infierno y otro en el Paraíso para que después elija donde quedarse por toda la eternidad.

En el Infierno la pasa de maravillas, porque es un enorme campo verde en el que hay hermosas mujeres, comida y un Diablo que cuenta chistes divertidos y baila de lo lindo.

En el Paraíso también la pasa bien, saltando de una nube a otra y tocando el arpa.

Elije, pues, el Infierno. Cuando San Pedro lo lleva hasta el fondo de ese abismo, las cosas no son como le habían mostrado, y aquel campo verde es en realidad un depósito de basura y sus amigos que antes disfrutaban con champán y jugaban al golf son una miseria entre desechos.

No entiendo, dice el político contrariado, no es lo que me habían mostrado. Y el Diablo, el verdadero, sonríe: “Ayer estabas en campaña. Hoy… ya votaste por nosotros”.

Un ladrón enfrenta a un expresidente municipal de Pachuca en la calle y, a punta de pistola, le dice: “Esto es un asalto. ¡Deme todo su dinero!”. El exalcalde lo increpa: Oiga, usted no sabe con quién se está metiendo. Soy un político muy influyente. El ladrón lo mira y le dice: “En ese caso ¡Devuélvame parte del   dinero que se llevó!”.

Llevan a un diputado del PRI acusado de corrupción, lavado de dinero, tráfico de armas e influencias, ante el Juez. En el intento de defensa, el político comienza: “Verá, su Señoría, es que yo soy diputado y no sabía lo que hacía”. El Juez lo interrumpe y le dice: “La ignorancia no es una excusa”.

 Un candidato del PRD en plena campaña electoral lleva juguetes a los niños de un hospital público. El director le reprocha: “Usted les trae juguetes y los chicos hace dos días que no comen…”.  Entonces el político, mira a los pequeños y les dice: “¡Ah, no. ¡Si no comen no hay juguetes!”.

Un político muy reconocido entra a un banco a cambiar un cheque, pero no llevaba consigo identificación. El cajero le dijo que necesitaba verificar sus datos, y él le dijo que era una figura pública que debía conocer. El cajero le explicó entonces que esas eran las reglas. “Si no lo identifico no puedo cambiarle el cheque. Ayer estuvo aquí un famoso boxeador, no tenía identificación y para demostrar quién era tuvo que boxear un par de veces, aunque noqueó a dos cajeros lo identificamos y pudimos proceder”, argumentó. El político le dijo: “La verdad es que soy del PAN, antes del PRI y ahora no sé qué hacer, sólo se me ocurren tonterías y estupideces”. El cajero reaccionó: “muy bien, señor, ya lo reconocí y me convenció. ¿Cómo quiere el cambio?”

En el cementerio un gusano se sube a la tumba más alta y comienza un discurso: “Debemos unirnos para mejorar las condiciones de vida para que nuestros hijos y nuestras familias no pasen hambre, luchando contra la corrupción y la impunidad”. Los gusanos se miran y uno pregunta: “¿Y a este qué le pasa?” Otra contesta: “Comió carne de un candidato de Morena, asesinado esta semana, muy cercano a López Obrador”.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales