[email protected].

Se veía venir la traición, los viejos orígenes del PT lo denunciaban; Carlos Salinas lo creó. El nombre de Judas ha estado presente en los últimos días de muchas maneras.  Al contrario del traicionero Iscariote cuyo nombre deriva de sicario, Tadeo, el de las causas difíciles y desesperadas, está entrando en acción por otro lado, para que las monedas del Judas evasor de impuestos hagan su aparición en signos de pesos, en la hacienda pública. La omisión o retardo de pagar impuestos, puede verse como una traición a las necesidades de la patria. Pagos de último momento se dan, después de un acento  del presidente del país para aplicar la ley a los contribuyentes que no lo hagan. La lucha entre el santo y el otro Judas, el Iscariote, que según la leyenda vendió en 30 monedas a Jesús, se dirime entre buenos y malos porque algunos han amenazado, como Altos Hornos de México, que no pagarán los adeudos fiscales.  Según los últimos informes, se han recuperado 32 mil millones 440 pesos con los pagos de 6 de las quince grandes empresas morosas, pero quedan además las intermedias y el gran universo de los pequeños. De acuerdo a lo datos, lo que se ha recuperado hasta ahora, representan los ejercicios 2013, 2014 y 2016. O sea, faltarían cinco  ejercicios de pagar,  además de anteriores al 2013, en los sexenios de Vicente Fox y de Felipe Calderón, que quizá han sido alegados como prescritos.

 LOS ISCARIOTES BUSCAN EL SANEDRÍN PARA GOLPEAR

La propuesta de una reforma fiscal paulatina de parte de sectores de izquierda, parece que no interesa mucho al actual gobierno y  el ciudadano sigue enfrentando a diario, a los  evasores del fisco,  que responden cuando se pide factura que la darán, pero agregando el valor del IVA. pese a que éste, según el fisco, ya está incluido en el precio que se aplica en una operación. Carga fiscal que se desglosa en el recibo que se da. Ante la amenaza, el demandante deja de insistir. Es un tema, el de la evasión,  que  parece no preocupar a los que se van sobre la 4T exigiendo dinero, como los gobernadores cuyo interés por una reforma fiscal pone énfasis en mayor ingreso a los estados; los pequeños grupos quejosos  contra el Tren Maya que critican el origen de algunas inversiones,  el ampuloso y caro INE sentado en sus capitales injustos mientras el país se desgarra  y otros  por el estilo. Todos quieren dinero o cambio de política, pero no les importan los evasores, los remisos, los intereses de la enorme deuda que dejaron y mucho menos la economía quebrada por la pandemia. Son Judas Iscariote. Buscan el legendario Sanedrín de los judíos, para golpear.

RESPIRAN FIELES DE TADEO;YA SE ABREN LOS TEMPLOS ¿SE ALEJARÁ EL VIRUS?

El caso de ese personaje Judas Tadeo, entra en la bruma de la leyenda cristiana. Aunque se dice que era uno de los muchos discípulos, sin  pertenecer a los 12,  las epístolas  no se refieren a él de manera concluyente. Si ahora con todos los adelantos y las redes, cuesta trabajo sacar una buena información, en  esa época debe de haber sido terrible. Lo curioso es que lo mencionan como uno de los asistentes a la llamada Última Cena, a donde se insiste que si estuvo el otro Judas, el de las treinta monedas. Como  hay muchos expertos en el manejo de la Biblia y cada caso repetido  en los libros canónicos y apócrifos,  no sabemos si eso sucedió en la realidad. El Nuevo Testamento ( Editorial Herder México 2019) y los evangelios apócrifos pueden decir lo más cercano,  pero al menos las enciclopedias consultadas, no aclaran su procedencia. Aunque si una larga aceptación de siglos de parte de la iglesia católica para rendirle fervor.  Lo que llama la atención es esa fe que se desboca por este Judas, al que santificó la iglesia católica sin evidencia concreta,  mientras al otro lo reducen  a la traición. Judas Iscariote, al menos da el espectáculo en semana santa, cuando  lo queman entre llamas sus detractores.

LOS MODERNOS JUDAS HACEN SU APARICIÓN CUANDO MENOS SE PIENSA

Así como el periodismo signa por lo general los hechos negativos, las viejas leyendas y rumores cifran una longevidad en los hechos nefastos. En los que aparece  Judas Iscariote, mencionados en Mateo 26, versículos del 14 al 75 y Lucas 22, versículo 20, se amplían con muchas historias a lo largo de siglos. Que su nombre viene de sicario, que nació cerca de Judea, que era un hombre de cierta cultura y aspiraba a que Jesús se convirtiera en un gran gobernante. Que al conocer la verdad de su presunto origen extraterrestre, Judas decide traicionarlo, hecho que realizó para después, arrepentido, suicidarse. Las similitudes de esas historias las vemos a diario, en los que traicionan  y buscan al Sanedrín opositor, para denunciar al señalado, la reunión de los enemigos, la búsqueda de la crucifixión a través de golpes de estado y otra serie de intrigas. La personalidad de Iscariote, muy similar a la de ciertos políticos, ha sido muy debatida, y ha tenido algunos defensores en el seno de las iglesias. Hay dos tiempos en los que se menciona la misma historia, primero, cuando una santa, en visiones con Cristo, le pregunta si Judas Iscariote se había salvado. Esa mima pregunta la hizo siglos después una vidente y la respuesta de Jesús fue la misma: “¡Lo que tuve que hacer para salvarlo!”. Los morosos fiscales no necesitan de visiones para conocer su situación. Con que  le paguen al fisco les basta para salvarse.