Se tomaron previsiones por la pandemia, la caída de la economía y la medidas sanitarias impiden la venta de boletos, trazaron un Plan “B” para asegurar éxito del sorteo.

No es casual el desvío de 500 pesos mensuales de cada una de las cuentas de los beneficiarios del programa Sembrando Vida. Coincide con el precio del cachito de la rifa del Avión Presidencial, que no es tal, sino simplemente dinero, como cualquier otro sorteo de la Lotería Nacional.

Sin importar la tragedia natural que viven Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León, que hasta el momento lleva cuatro muertos y desaparecidos, se montó el show en el hangar con la presencia del Secretario General Luis Rodríguez Bucio, mientras el desastre del huracán Hanna requiere la presencia del Ejército en los tres estados.

Más información en –> Quadratín SLP