PACHUCA, Hgo. a 13 de enero de 2020.- Con el porcentaje que se aumentó para este ejercicio fiscal 2020 a la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo (ASEH) seguramente alcanzará para la contratación de personal que hace falta en las actividades específicas de la misma, mencionó el titular de esta área, Armando Roldán Pimentel.

Ante la falta de personal en la ASEH tras la partida de trabajadores de este órgano técnico al Congreso de Hidalgo –del cual depende-, se espera que en este año se pueda concretar la presencia del personal ausente, esto de acuerdo con el auditor estatal.

Referente a este punto, señaló que la ASEH obtuvo para este año un incremento del 3 por ciento en comparación con lo que se le asignó en 2019, con lo cual ve positivo que ante este incremento, alance para la contratación de personal y solventar este déficit entre sus filas.

Refirió que son 26 las plazas que se ubican en espera, mientras que 13 de ellas ya se reportó ante el Congreso estatal, sin embargo aclaró que aún no hay fecha precisa para solventar este faltante ante la auditoría estatal, lo cual añadió, es personal que desempeñaba funciones específicas, por lo cual se plantea conseguir a personal con las mismas características.

En otro punto, respecto a la observación que se le hizo al Poder Legislativo por la adquisición de servicio de una consultoría externa para el armado del Presupuesto de 2019, mismas que cayó en inconsistencias de la aplicación del recurso para su contratación, Roldán Pimentel señaló que el Congreso entregó en tiempo y forma los documentos para aclarar y solventar esta presunta irregularidad.

Abundó que al momento, es ahora la ASEH la que se encuentra dentro del análisis de dichos documentos entregados para solventar la observación, inspección que aún está en marcha, ya que se encuentran dentro de los 60 días hábiles para el análisis, por lo cual no existe una resolución definitiva de si se solventó o no este punto por casi millón 200 mil pesos que se aplicaron para contratación de esta consultoría externa en la administración de Ricardo Baptista González como presidente de la Junta de Gobierno del Congreso de Hidalgo.