PACHUCA, Hgo., 17 de enero de 2015.- Contrario a lo que se dice de manera oficial, las oportunidades para emplearse en Hidalgo escasean además que aquello que se encuentra, suele ser mal pagado, condición por la cual no es extraño observar en las calles abogados, administradores, arquitectos, contadores, educadores o médicos teniendo como instrumento de trabajo un trapo, una escoba y un recogedor pues estos suman cerca de mil barrenderos profesionistas en la entidad, reveló el Observatorio Laboral.

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), entidad encargada de la realización del observatorio, en Hidalgo se ocupan 16 mil 322 barredores y trabajadores de limpieza (excepto los que se desenvuelven en hoteles y restaurantes) de los cuales el 5 por ciento son profesionistas, es decir, un estimado de 817 al cierre del tercer trimestre de 2014.

Y no es que la actividad de barrer y/o limpiar tenga algún tipo de inconveniente, pero es una donde quienes recibieron una formación universitaria difícilmente pueden desarrollar las capacidades que les fueron instruidas en la academia.

LOS QUE NO TIENEN PROFESIÓN, LOS BURÓCRATAS

Mientras aquellos con formación superior buscan la subsistencia barriendo y/ limpiando oficinas, para aquellos que laboran dentro de la administración pública no habría impedimento alguno en cuanto a tener una formación académica aceptable pues de los 1 mil 68 funcionarios públicos en los ayuntamientos de la entidad, uno de ellos ‘terminó’ preescolar, 111 cuentan con primaria, 239 con secundaria y 212 con preparatoria en las diversas secretarías donde son titulares.

Y los funcionarios de otras esferas gubernamentales tendrían una escolaridad muy similar a la presentada por el Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales 2013.