PACHUCA, Hgo., 9 de marzo de 2015.- Los tres alumnos del Tecnológico de Monterrey que fueron denunciados por golpear a una familia el pasado miércoles sobre el bulevar Valle de San Javier, buscarán llegar a un acuerdo reparatorio con los agraviados, de lo contrario la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), los pondrá a disposición del Juzgado de Adolescentes correspondiente para continuar el procedimiento conforme lo ordena la ley.
Lo anterior fue informado por la propia PGJEH, quien informó que los agraviados formularon su correspondiente querella en contra de los adolescentes Ulises Rodríguez Sánchez, Jesús Rodríguez Sánchez Y Fernando Arana Salas, éste último hijo de un funcionario de la Secretaría de Obras Públicas del gobierno estatal.
Según la Averiguación Previa 12/ADO/I/035/2015 iniciada por el delito de lesiones dolosas, se ordenó el dictamen pericial en materia de medicina legal, la descripción, cronología y clasificación de lesiones a los mismos, dando como clasificación que una de las personas agraviadas, presentaba lesiones que no ponen en peligro la vida y tardan en sanar más de quince días, su acompañante presentaba lesiones que no ponen en peligro y tardan en sanar menos de quince días y otro de los agredidos, menor de edad, se encontraba sin lesiones.
Posterior a esa diligencia el agente del Ministerio Público calificó la detención de los probables agresores como legal por encontrarse en flagrancia, no obstante, con fundamento en el artículo 60 bis de la Ley de Justicia para Adolescentes en el estado de Hidalgo y por tratarse de un delito no grave de los previstos en el citado artículo, al vencer el término que ordena la ley, el Ministerio Público decretó la libertad con las reservas de ley el viernes seis de marzo a los tres adolescentes agresores.
La PGJEH informó que “en virtud de que el delito de Lesiones Dolosas por el cual se dio inicio el expediente de investigación se persigue por querella, por ley se debe de llevar a cabo el desahogo de la Audiencia de Conciliación, por tratarse de un procedimiento alternativo al juzgamiento, lo anterior se rige bajo el principio de voluntariedad  sin que se pretenda obligar a las partes llegar al mismo”.