PACHUCA, Hgo., 14 de diciembre de 2015.- De acuerdo con el subsecretario de desarrollo político y asuntos religiosos, Jesús Amador Zamudio, Hidalgo cierra el año con un sólo caso de intolerancia religiosa en el municipio de Tlanchinol, en donde la población católica retuvo y desalojó de sus tierras a dos  personas que profesan el protestantismo.

En entrevista, el funcionario detalló que esta comunidad es de 300 habitantes eminentemente indígena, en donde a principios de este año celebraron una asamblea para determinar que profesarían una sola religión y no permitirían que llegaran personas con un culto diferente.

Por lo que retuvieron a dos personas, situación que obligó a la dependencia a su cargo a llevar a cabo pláticas y acuerdos para brindar protección a estas dos personas que profesan la religión evangélica.

Zamudio Hidalgo precisó que durante este año se han realizado encuentros con las autoridades comunales de esta zona para que respeten las garantías individuales y el artículo 24 de la Constitución Política, en donde refiere a la libertad de culto.

De acuerdo con la Coordinación de Organizaciones Cristianas, Misión 21 Gramos A.C., el pasado 12 de marzo reportó que el evangélico de nombre Casto y uno de sus familiares fueron encarcelados en Chichiltepec, Tlanchinol, Hidalgo, por intolerancia religiosa.

Después de soltarlos, al siguiente día las autoridades comunitarias le confiscaron su terreno y su casa a Casto, dándoles 18 horas para desalojar la zona y actualmente se encuentran radicando en el municipio de Huejutla.