PACHUCA, Hgo., a 29 de junio de 2020.- Usuarios del transporte público continúan haciendo caso omiso de las indicaciones para el uso del cubrebocas durante los traslados, medida que poco a poco se va eliminando.

En tanto, choferes continúan consintiendo el abordaje de sus unidades al máximo de su capacidad, llegando la misma hasta a 25 pasajeros por viaje.

La movilidad en la ciudad va en aumento y, al menos este lunes, las urvans colectivas transitaron a tope y largas filas se registraron en instituciones bancarias y cajeros automáticos para el pago de servicios.

El regreso a la actividad en varios rubros obliga, además, a que la gente continúe movilizándose a bordo de colectivas sin medidas preventivas básicas de sana distancia y uso de cubrebocas.

Un ejemplo es la unidad con número económico 77 PCH 43948, de la ruta Providencia – Tilcuautla, a cuyo chofer, al cuestionarle por qué continuaba subiendo gente, evitó responder.

No así los pasajeros, que atacaron verbalmente a quienes se inconformaron con el lleno total de la Urvan, que finalmente fue reportada al 800 503 2002, línea de la Secretaría de Movilidad y Transporte puesta a disposición del público para denunciar estas prácticas, así como a números particulares que los concesionarios han dispuesto para evitar que sus unidades sean enviadas al corralón por medio de suspensiones para sus empleados.

Mientras los pasajeros consideraron que el chofer “sale a ganarse la vida y debe entregar su cuenta”, los concesionarios indicaron que buscan que la población coopere reportando anomalías, pues no se están solicitando cuentas completas a los operadores.

“Para seguir apoyando a que haya trabajo, pedimos una cuenta mínima, a lo mucho diez personas, como suben y bajan, sale lo mínimo, pero en algunos casos incluso sólo pedimos que se deje la unidad limpia y con el tanque de gasolina lleno, para que los choferes lleven dinero a casa”, explicaron a Quadratín, vía telefónica, concesionarios de transporte.

Señalaron que están en disposición de atender las indicaciones de la Semot, pero los operadores ignoran las mismas y los pasajeros, ante la urgencia de movilidad, abordan las unidades arriesgándose a contagios.

Los concesionarios advirtieron que las multas impuestas han sido de hasta 11 mil pesos y de ellas poco se hacen responsables los choferes, que solamente cambian de ruta y continúan las malas prácticas.

Fue el caso también de la unidad 43991 de la ruta verde que conduce del Centro Histórico de Pachuca a Plaza del Valle, que transportó hasta 13 pasajeros cuando la disposición es trasladar máximo 10.