PACHUCA Hgo., 19 de diciembre de 2018.- Los policías de Hidalgo pasan por una serie de abusos por parte de las corporaciones donde laboran, desde jornadas excesivas de trabajo, horas extra extensivas, mismas que no les son remuneradas, lo anterior de acuerdo el diagnóstico de la organización Causa en Común.

Mediante dicho estudio aplicado en las 32 entidades federativas del país, la organización civil que se enfoca a hacer estudios en políticas públicas, principalmente en el ramo de la seguridad, expone que existen contundentes violaciones y abusos a los elementos policiales.

En el caso específico de Hidalgo, ilustra que para los uniformados se cometen los tres tipos de arbitrariedades en el desarrollo de su trabajo que aplica el estudio, tales como: Diversidad de jornadas; nivel de incumplimiento y horas adicionales a su jornada.

En el primer tópico, Causa en Común, de acuerdo a las entrevistas realizadas a los elementos estatales observa que predomina un esquema de 8 tipos de jornadas laborales, mismas que generan incertidumbre entre los uniformados, además de que éstas se componen por un periodo de 24 por 24 horas.

Bajo el segundo punto de incumplimiento, se hace referencia a la omisión del pago de horas extras para los policías, ya que de acuerdo con el diagnóstico y lo expuesto por los consultados, el 97 por ciento de ellos no se les remunera económicamente el periodo extra que trabajan, la cual se encuentra por encima del promedio, que es del 92 por ciento.

Mientras que en el tema de horas adicionales, los agentes en Hidalgo laboran en promedio un total de 9 a 10 horas extras, según revela Causa en Común, lo cual al añadirse a la falta de pago de las mismas vulnera sus ingresos como su periodo de descanso.

Por tal motivo, la organización propone reformar la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, con el fin de regular las jornadas laborales de los policías del país; así como definir mínimos y máximos de horas que los policías puedan trabajar a la semana, considerando compensaciones económicas y restitución de horas de descanso.

Además de instrumentar estrategias para prevenir la fatiga laboral y potenciar la eficiencia policial, por cada etapa del desarrollo policial, de acuerdo a las necesidades de cada entidad y sus requerimientos mínimos.