PACHUCA, Hgo., a 26 de septiembre de 2020.- Titulares e integrantes de los comités Ejecutivo Nacional, Directivo Estatal y Directivo Municipal (Pachuca) del Partido Acción Nacional reiteraron hoy su respaldo total a candidatos a las alcaldías hidalguenses.

En rueda de prensa presidida por Marko Cortés y Cornelio García, dirigentes nacional y estatal del PAN, así como Enrique Vargas del Villar, coordinador nacional de alcaldes del PAN, presentaron parte de los candidatos que lideran las planillas blanquiazules, quienes acompañaron a sus líderes previo al recorrido que, en esta segunda visita, llevarán a cabo en municipios donde tienen representación.

Marko Cortés acusó al gobierno estatal en Hidalgo de “estrangular” financieramente a los municipios, así como amedrentar y presionar a los candidatos y al gobierno federal de no entregar recursos.

Adelantó que en el ámbito federal, el Instituto político buscará una nueva mayoría opositora en la Cámara de Diputados para hacer realidad el apoyo a los alcaldes y en 2022 se haga realidad una rotación en el gobierno de Hidalgo y el Partido Revolucionario Institucional deje el poder.

Señaló que “la gente no quiere al PRI, le tiene miedo al PRI, pero sabe que son los más corruptos. Es tiempo de decirles que su tiempo se acabó, que ya estuvo”.

Respecto a Morena, expuso que sus gobiernos, empezando por el federal, no han dado resultados, que son incongruentes, ineficientes, incapaces y corruptos, “han sido un fiasco y la gente está decepcionada” por lo que consideró que el PAN es una alternativa real y positiva.

Vargas del Villar, en tanto, refirió que los alcaldes panista son los mejor calificados y ejemplificó su dicho con la administración de Erick Marte Rivera, en Zimapán, quien, afirmó, fue el mejor calificado del país.

Por lo anterior, dijo confiar en el triunfo del partido basado en la “desesperación de la ciudadanía ante un gobierno federal que no la apoya”.

Los dirigentes y candidatos dejaron la sala en la que se olvidó totalmente la sana distancia y a la cual llegaron con casi una hora de retraso al lugar de la rueda de prensa, donde concurrieron aproximadamente cien personas.