PACHUCA, Hgo., 14 de septiembre del 2020.- Siguen lloviendo acusaciones y ahora salen a relucir mensajes de texto que exhiben la corrupción en la administración de la ex alcaldesa de Pachuca Yolanda Tellería Beltrán, donde su esposo Daniel Ludlow habría pedido moches a algunos diputados federales, entre ellos al morenista Cipriano Charrez, quien se encuentra preso en el Cereso de Pachuca. La injerencia de Ludlow en la toma de decisiones del ayuntamiento capitalino abarcaba decisiones incluso para cesar funcionarios, como lo demuestran dichas conversaciones escritas entregadas a Quadratín. «Que se mochen y no se hagan pendejos», exclama el esposo de Tellería al exigirle a un funcionario del ayuntamiento de Pachuca que firme la autorización para el techado de una escuela gestionado por el polémico legislador Charrez.

Bienestar Hidalgo, de mal en peor

Las cosas en la Secretaría de Bienestar Hidalgo van de mal en peor y la molestia e indignación flota en el ambiente laboral. Los propios trabajadores se quejan del cochinero de oficina que tienen, pues la austeridad implementada por la 4T es tan extrema, que ni para pagarle a los empleados de intendencia les alcanza. Por ello, ya les avisaron a los burócratas que recibirán un descuento de su sueldo para juntar el salario del personal de limpieza.

Cochinero en Calnali

Y hablando de cochineros, en el municipio de Calnali al Concejo local le heredaron instalaciones deprimentes y vehículos en mal estado, ya que el ex alcalde Miguel Jiménez Espinoza arrasó con todo. El gobierno interino anda en busca apoyo para darle una manita de gato a la presidencia municipal, porque no hay dinero en las arcas, por lo que también están revisando con lupa los movimientos que a lo largo de cuatro años, realizó el ex alcalde Jiménez.

Diputada local, detrás de los destrozos a medio de comunicación

La diputada local de Encuentro Social Jajaira Aceves Calva es señalada como la principal responsable de instigar a un grupo de pobladores el pasado viernes para destrozar y vandalizar las instalaciones de un medio de comunicación en el municipio de Mixquiahuala. Supuestamente, a la legisladora local no le agradó una nota difundida por un medio regional, por lo que más tarde una pequeña turba acudió hasta las oficinas donde realizaron pintas y prendieron fuego a algunas unidades propiedad del periódico.