HUAZALINGO, Hgo., 19 de agosto de 2019.- A partir de la detección de un brote de rabia paralítica bovina detectado en la comunidad de Tlatzonco, se lleva a cabo un barrido sanitario en diversas comunidades del municipio para evitar posibles contagios y la propagación de esta enfermedad infectocontagiosa.

La alcaldesa Mily Martínez Galindo informó que a través del área de Desarrollo Agropecuario Municipal, que es enlace directo con las instituciones estatales y federales, se está al pendiente de la atención de epidemias y cualquier enfermedad relacionada con el ganado.

“Se trabaja de manera coordinada para evitar la dispersión de la enfermedad y, en caso de un brote, se aplica una contingencia. En este caso, se coordinan las actividades con el Comité Estatal de Sanidad y Protección Pecuario en Hidalgo”, explicó.

Descartó el riesgo de un foco rábico general al responder a Quadratín Hidalgo que las acciones de vacunación que se llevan a cabo en el municipio son sólo preventivas dentro del municipio.

Informó que, dentro de estas acciones, se invita a los productores pecuarios a acercarse al área de Proyectos Productivos de la Presidencia Municipal para mayor información sobre el tema y para la solicitud de las vacunas, las cuales ya se aplican en comunidades que se han acercado a pedir el apoyo para prevenir y evitar la mortandad por este padecimiento.

De igual forma, dio a conocer que, además de la aplicación de vacunas a animales en riesgo, se llevan a cabo reuniones con ganaderos y arriadores a fin de que personal especializado en el tema les brinde información al respecto de las enfermedades propias del ganado y éstos puedan detectarlas y reportarlas a tiempo.

Los últimos informes oficiales proporcionados por la Productora Nacional de Biológicos Veterinarios reportaron, en el primer trimestre de 2018, la detección positiva de 120 casos de rabia paralítica bovina o “renguera” distribuidos en 18 estados de la república y de los cuales sólo seis se presentaron en Hidalgo.

En México se aplican medidas para tratar de reducir el riesgo de infección en las poblaciones ganaderas y crear una barrera entre la fuente animal de la enfermedad y los humanos. Estas medidas son atendidas por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) a través de la Campaña Nacional para la Prevención y Control de la Rabia en Bovinos por lo que es indispensable participar en las campañas de vacunación de hatos ganaderos así como el control del murciélago hematófago que es el principal transmisor de la enfermedad, acción que al momento lleva a cabo el municipio de Huazalingo.