MÉXICO, DF, 6 de julio de 2015.- Detrás de su tierno pelaje y ojos saltones, Cooper, un perro Shih Tzu de apenas 18 meses, esconde un don que lo hace casi único dentro de su especie.

La mascota de Kirsty Forrester, una joven inglesa de 28 años, es un verdadero genio: sabe sumar, y reconoce las formas y colores.

Después de descubrir la inteligencia del animal, la propietaria de Cooper lo inscribió en una agencia de talentos donde impresiona a la gente con su habilidad para resolver problemas matemáticos simples.

Según consigna Daily Mail, sus niveles de habilidad fueron estimados como equivalentes a los de un niño de la misma edad (18 meses).

Kirsty entrenó a Cooper cuando éste era un cachorro para desarrollar las más variadas tareas. Así llegó a ordenar los juguetes según su color, así como también a indicar el número de objetos que se le presenta.

El can también logra ubicar con su boca las piezas en su correspondiente casillero, de acuerdo a su forma. Otro detalle que sorprende es que este tipo de raza esta vista como poco inteligente.

Un investigador realizó un estudio de inteligencia sobre 80 razas. Los Shih Tzus terminaron en el puesto 70.