PACHUCA, Hgo., a 8 de septiembre de 2020.- Dadas las condiciones en que se realizan las campañas políticas en camino a la elección para renovar los ayuntamientos de los 84 municipios del estado, los candidatos no pueden llevar a cabo reuniones multitudinarias, pero han buscado la manera de rodearse de personas.

Ya que no pueden congregar grandes de personas, los aspirantes a las alcaldías, algunos desde el sábado pasado, aprovechan lugares altamente concurridos en los que, además, hay poco control de medidas preventivas.

Candidatos de varios partidos han acudido en los últimos días a tianguis en los municipios logrando llegar a un mayor número de gente, pero también rodeándose sin sana distancia de personas que escuchen sus propuestas.

En semáforo naranja, Hidalgo lleva a cabo sus actividades en una nueva normalidad que consiste únicamente en el uso obligatorio de cubrebocas en espacios en donde no se puede practicar la sana distancia, pero la disposición es poco atendida por la población tanto en transporte público como en espacios en los que hay aglomeraciones de personas, como son los tianguis que ya operan con actividades esenciales y no esenciales, así como con la venta de alimentos al aire libre.

Aunque algunos de los tianguis tienen puestos con agua, jabón y gel antibacterial, la entrada a los mismos no es restringida de ninguna manera ni existe una vigilancia sobre el uso obligatorio del cubrebocas.

De esta manera, los tianguis se han convertido en los últimos días en un espacio idóneo para que los candidatos hagan recorridos exponiendo sus ideas, haciendo salutaciones y entregando folletos de sus campañas.

Algunos candidatos han aprovechado también el transporte público, que también ha dejado de ser estrictamente vigilado y que ya funciona al total de su capacidad e incluso con sobrecupo en el caso del transporte convencional.

Lo anterior debido a que los pasajeros no realizan denuncias en contra de los transportistas que ignoran la disposición de continuar viajando al 50 por ciento de ocupación e incluso entre pasajeros se agrede a quienes realizan denuncias, por lo que el ordenamiento se ha visto limitado en su aplicación.