MORELIA, Mich., 31 de diciembre de 2019.- Uno de los propósitos más prometidos por la gente al inicial el año es el de bajar de peso. El primer lugar al que acuden las personas para lograr este propósito es al gimnasio, y Carlos lo sabe; enero será un buen negocio, pero será un milagro si sobrevive a marzo con la misma cantidad de clientes.

Carlos es un instructor de un gimnasio ubicado al sur de Morelia, una semana cubre el turno de la mañana y otra el de la tarde, lo alterna para darle variedad, dice.

Reconoce que este mes está “muerto”; aunque el gimnasio tiene un horario corrido de las 6 a las 22 horas, la afluencia está al mínimo; “ni en las horas de mayor tráfico, como a las 8 de la mañana o en la nochecita se ven más de cinco personas, cuando en otros meses los aparatos están llenos” señala a Quadratín.

Más información en –> Quadratín Michoacán