PACHUCA, Hgo., 1 de diciembre de 2019.- Las unidades de la Secretaría de Salud, el IMSS y el Issste cuentan con una reserva estratégica de oseltamivir, que es el tratamiento antiviral indicado en casos de influenza.

Así lo informó el Sector Salud al momento que aprovechó para dar a conocer que la vacuna puede prevenir complicaciones graves como neumonía y su aplicación es gratuita en todas las unidades médicas del sector salud.

Igualmente, las instituciones de salud hicieron un llamado a la población a no automedicarse y acudir a la unidad de salud para recibir el diagnóstico y tratamiento adecuado en caso de síntomas de enfermedades respiratorias.

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa de origen viral que infecta principalmente nariz y garganta, y en algunos casos los pulmones, por lo que puede causar daños que van de leves a graves, y la vacuna no evita la enfermedad, sino mitiga complicaciones graves, infecciones severas, neumonía y evita muertes.

Entre las señales de alerta se encuentran: fiebre alta, dolor muscular y de cuerpo en general, ataque al estado general, tos, dolor de garganta y escurrimiento nasal, entre otros síntomas.

Algunas de las complicaciones que puede ocasionar la influenza son la neumonía, inflamación del aparato respiratorio inferior y de los pulmones con graves daños o insuficiencia de la función respiratoria, a tal grado que la persona puede necesitar hospitalización y servicios de terapia intensiva.

La vacuna contiene las cepas de influenza A(H1N1), A(H3N2) y uno tipo B (Victoria). Aun cuando su aplicación no evita el contagio, la persona genera los anticuerpos para defenderse y evitar casos graves y la muerte.

Contrario a lo que algunas personas creen, la vacuna no produce enfermedad, y si después de aplicársela se presenta gripe, puede ser porque el virus ya estaba en el cuerpo previamente, pero no se había manifestado porque estaba en periodo de incubación.

Además de la vacunación, se deben tomar medidas como el lavado frecuente de manos, cubrir el rostro con el ángulo del codo al toser o estornudar, incrementar el consumo de frutas y verduras, abrigarse ante cambios de temperatura, ingerir bebidas abundantes, consultar al médico de manera oportuna y evitar la automedicación.