Arropado por una multitud que abarrotó el zócalo capitalino, unos convencidos y otros tantos acarreados, Andrés Manuel López Obrador, festejó éste domingo su primer aniversario al frente del Gobierno de la República, lapso en el que entre otras promesas, dijo que se pacificaría el país, se acabaría la corrupción y muchísimas cosas más que la sociedad en general habrá de juzgar si se cumplieron o no, así como corresponde a los electores que votaron por él y a los que no lo hicieron valorar las consecuencias que arrojó el resultado electoral del 2018.

López Obrador destacó en su discurso en el zócalo, lo que él considera los logros de su gobierno y omitió pronunciarse en cuanto a la generación de empleos, el crecimiento económico y los más de 30 mil homicidios cometidos en los primeros 12 meses de su administración; sigue expresándose como si fuera candidato, culpando a los gobiernos anteriores, responsabilizando a la mafia del poder y haciendo promesas de lo que va a hacer, aunque ahora tuvo el cuidado de no decir cuando para evitar reclamos futuros.

Pero parece olvidarse de que ahora es suya la responsabilidad de conducir es suya, de nadie más y que la historia habrá de contabilizar como suyos los aciertos y los errores; y también parece no estar consciente de que la realidad no va a cambiar con el solo hecho de negarla o culpar a los otros, como tampoco se va a frenar su caída en el índice de aceptación popular con el solo hecho de decirse víctima de la prensa. Faltan 5 años de administración y el panorama futuro no parece ser muy esperanzador, por lo que el presidente Andrés Manuel tiene que empezar a dar resultados y pronto, si es que no quiere que cambien de opinión sus fanáticos.

JUEZ EN PELIGRO…

Para quien no pueden ir peor las cosas es para el desaforado ex-diputado federal de MORENA, Cipriano Charrez Pedraza, pues al hecho de estar en prisión acusado por intento de homicidio en contra de su hermano, se suma la vinculación a proceso por el delito de homicidio doloso en agravio de Iván Fuentes Martínez, lo que garantiza que no saldrá de prisión en mucho tiempo, si es que en los próximos 4 meses logran armar bien una investigación que acredite su plena responsabilidad.

La juez Karina Uribe Martín consideró que el delito que se le imputa a Charrez no es culposo, pues se ha acreditado que él conducía la camioneta que la noche del 6 de octubre impactó al auto en el que viajaba Iván Fuentes que murió calcinado y que además chocó a otras dos unidades, un Jeep y una GMC y que manejaba en estado de ebriedad, según consta en la causa penal 284/2019, lo que derivó en la vinculación a proceso y una prisión preventiva oficiosa por 4 meses.

Ahora resulta fundamental que el Poder Judicial actué con estricto apego a la ley y que la investigación se haga de forma sumamente escrupulosa y sin error alguno, pero también se vuelve indispensable que se garantice la seguridad e integridad de la juez y de su familia y que se le otorgue la protección necesaria para salvaguardar su vida, pues no se trata de cualquiera aquel para el que ordenó prisión y no hay duda de que podría estar en peligro.

QUE LO REGRESEN…

Quienes tendrán que regresar más de 12 millones de pesos al Instituto Estatal Electoral, son las dirigencias de los partidos políticos que se beneficiaron con el bono electoral durante el 2018 y que no ocuparon el monto en su totalidad, por lo que deberán reintegrar el remanente, lo que impactará y fuerte en las finanzas de los institutos políticos exceptuando aquellos que recién recibieron su registro por parte del IEEH.

El Partido Revolucionario Institucional que preside Erika Rodríguez Hernández, es el que mayor monto deberá devolver, pues suma 2 millones 873 mil pesos; pero a quien impactará mucho más fuerte esta disposición es al Partido Acción Nacional que dirige Cornelio García Villanueva que regresará 665 mil 813 pesos, pues esa cantidad les hará mucha falta, más ahora que están endeudadísimos con los órganos electorales.

El PAN Hidalgo debe desde hace años sus prerrogativas a la mayoría de los comités municipales y estos, les guste o no se tienen que aguantar; pero también tienen pendientes de pago casi 20 millones de pesos en multas, 12 millones que apenas le fueron impuestos por el Instituto Nacional Electoral, siendo que ya debían más de 7 millones. Los panistas se mantienen en crisis, pero esta se agrava ahora que también deben reintegrar lo del bono.

ASUNTO POLÉMICO…

Tras un singular empate en la votación entre los diputados a favor y en contra del orden del día, se frenó en el pleno del Congreso del Estado, la discusión del dictamen en torno a la aprobación de la Interrupción Legal del Embarazo en Hidalgo, por lo que la despenalización del aborto tendrá que esperar un poco más o simplemente no pasará, no será ley como lo exigen los grupos feministas, iniciativa que al mismo tiempo busca ser frenada por quienes se declaran en favor de la vida.

Los grupos feministas exigen que el aborto sea libre, seguro y gratuito, es decir, que esté sujeto únicamente a la voluntad de la madre, que se haga en instalaciones hospitalarias correctas y que además sea el estado quien se los pague cuando ellas quieran con recursos públicos y, quien se oponga, es un retrógrada, machista, traidor, violador de los derechos humanos; mientras que los sectores en favor de la vida, califican de asesinos y endemoniados a quienes apoyen la despenalización; así de polarizada está la situación y así es como se apreció durante la votación del jueves.

Pero como la aprobación o rechazo está detenida, la situación genera una mayor división interna entre los legisladores; Víctor Osmind Guerrero se dice amenazado y hasta temer por la seguridad de su familia, en tanto que Roxana Montealegre, recién advirtió que tomaría medidas legales ante la actitud del legislador. El asunto no deja de ser un tema polémico y obviamente en los próximos días será mucho más intensa la discusión en el congreso local.