TIZAYUCA, Hgo., 20 de julio de 2021.- Tras una nueva manifestación liderada por el ex alcalde priista Gabriel García Rojas, comerciantes ambulantes que habían sido desalojados de la explanada principal del municipio se instalaron nuevamente argumentando que no podían seguir perdiendo ventas.

Este mediodía, un numeroso grupo de manifestantes integrado por recolectores de basura, transportistas y comerciantes tomó las calles para exigir poder instalar puestos de ambulantaje frente a la Iglesia del Divino Salvador, que había quedado limpia tras haber sido desarmadas las estructuras que por años se mantuvieron invadiendo el espacio público, presuntamente, con el permiso de administraciones anteriores.

Sobre la avenida Juárez, los comerciantes cerraron durante varios minutos el paso exigiendo la reinstalación en los sitios donde se encontraban hasta antes del 10 de julio.

Desde el inicio de la administración de Susana Ángeles, se buscó la reubicación del ambulantaje en un lugar determinado por la Presidencia Municipal, sin embargo, los comerciantes se inconformaron señalando que ellos cuentan con un espacio para llevar a cabo la reubicación, el cual la alcaldía determinó que no era viable por la cantidad de arreglos y habilitaciones, así como servicios que requiere el espacio, para los cuales el presupuesto no era suficiente.

Los comerciantes han insistido en no reubicarse si no es en el espacio que ha expuesto el ex alcalde que es el único posible para ser usado por los vendedores, lo que ha llevado a que la Dirección de Reglamentos haga efectivos los avisos de desalojo contra los semifijos.

En apoyo a once comerciantes, más de un centenar de personas simpatizantes de Gabriel García Rojas se unieron a la protesta que colapsó el tránsito de la ciudad la tarde de este martes, culminando con la instalación, en protesta, de los comerciantes retirados.

El diálogo para la reubicación, en tanto, quedó suspendido ante los pocos avances debido a que ninguna de las partes ha cedido en el tema del espacio que se asignaría a los comerciantes.

En tanto, las opiniones entre la población se dividen, pero la mayoría apoya la decisión de la administración municipal de retirar a los ambulantes en aras de mejorar la imagen urbana, además de la liberación de aceras y espacios de tránsito a favor de los peatones.