PACHUCA, Hgo., 15 de abril de 2018.- Militantes y consejeros del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Hidalgo advirtieron que impugnarán las candidaturas a diputados locales de todos los distritos locales que fueron entregadas por el dirigente estatal del instituto, Abraham Mendoza Zenteno a a Gerardo Sosa Castelán, líder del grupo Universidad, “como cheque al portador”.

Asimismo, fuentes al interior de Morena revelaron que durante la sesión del Consejo de este domingo desconocieron a Mendoza como presidente del comité estatal del partido y a Octavio Romero como enlace nacional y comentaron que el proceso de destitución contra su todavía líder, continúa.

Calificaron al ex del PRI y de Movimiento Ciudadano como arribista que viene a colgarse del trabajo de Morena en el marco de la próxima elección federal, que tendrá como arrastre a Andrés Manuel López Obrador para conseguir de forma casi segura un cargo de elección popular.

Dijeron que al cuestionarle a Mendoza por qué el entreguismo sin consultar a las bases ni al resto de la militancia, este no supo cómo responder.

Anunciaron que darán la batalla por la dignificación del partido y para buscar cancelar la entrega del partido a Gerardo Sosa y consideraron que tienen que cuidar la espalda a Andrés Manuel ante toda la ola de arribistas y traidores que pudieran operar desde dentro para llevarlo a la derrota en la entidad.

Reprocharon que sólo 4 de 18 candidaturas de Morena en el estado fueran entregadas a la verdadera militancia del partido, mientras que once fueron para el grupo Universidad de sosa, y tres a otros externos.

Finalmente anunciaron que a más tardar el próximo miércoles se movilizarán al comité ejecutivo nacional para exponer los problemas generados por el secuestro del partido.