PACHUCA, Hgo., 10 de junio del 2021.- A quienes piensan que el PRI sufrió una estrepitosa derrota el domingo 6 de junio y esa es razón suficiente para que Julio Valera Piedras, presidente del comité directivo estatal de ese partido, renuncie, él mismo les responde, con cifras:

“En el 2018 perdimos siete de siete diputaciones federales; hoy, ganamos una (Huejutla); en el 2018 ganamos una de 18 diputaciones locales (San Felipe Orizatlán) y hoy estamos peleando seis (seguras hay cuatro)”.

Además, agrega; del 19.7 % por ciento de votación que alcanzamos en el 2018, hoy pasamos a 27 por ciento.

“Que nuestras expectativas eran más altas, eso sí, pero no se alcanzaron por factores que ni esperábamos y el principal es que de una elección a otra Morena, se levantara y ganara lo que hasta el momento ha alcanzado”.

Las cifras indican que en el 2018 Morena logró una votación de 606 mil sufragios, que le valieron las siete diputaciones federales, dos senadurías y 17 de 18 diputaciones locales. Casi carro completo.

Pero para el 2021, cuando se celebraron elecciones municipales y las expectativas de ese partido eran de ganar 64 de 84 ayuntamientos. La votación se cayó un 70 por ciento y sólo alcanzaron seis alcaldías.

Sin embargo, para el 6 de junio pasado, Morena recuperó el 35 % de su votación y hasta ahora canta victoria en seis distritos y pelea el “voto por voto” en Huejutla, además de ganar 14 de 18 diputaciones de mayoría relativa.

En su análisis de partidos, Julio Valera piensa que el PRI ganó, sus aliados no cubrieron sus propias expectativas y en el caso del PRD estuvo a punto de perder su registro; el PAN también se vino abajo y hubo fenómenos tan inesperados dignos de análisis.

Pachuca, municipio gobernado por el PRI, el PRI perdió la elección, pero superó la votación alcanzada precisamente el 18 de octubre cuando el tricolor recuperó la presidencia municipal, en manos de Acción Nacional.

El Partido Nueva Alianza Hidalgo, que se alió en lo federal a Morena y jugó solo en lo local, perdió el 50 por ciento de su votación anterior.

De vuelta con Julio Valera, el sostiene que el PRI avanzó y eso se debió a la unidad de los liderazgos del tricolor y a que “tenemos en Omar Fayad Meneses, al más importante activo del PRI y uno de los gobernadores mejor calificados del país”.

Así, en su lógica, Omar Fayad llega al último tramo de su gobierno “más fortalecido que nunca” y con la autoridad moral para decidir lo que viene y lo que viene es la elección de gobernador el próximo año.