“Si grazna como pato, tiene plumas de pato y camina como pato, tengo derecho a pensar que es pato”, solía decir en vida el extinto periodista hidalguense, Miguel Ángel Granados Chapa.

La frase viene ad hoc cuando se habla de Israel Félix Soto y sus pretensiones políticas, iniciadas formalmente desde que formó parte del gobierno de Omar Fayad Meneses, su mentor político, quien creó ex profeso la Secretaría de la Política Pública, desde la que convirtió así, de golpe y porrazo, a su joven colaborador en el funcionario más fuerte e su gabinete.

Aunque la carrera de Félix Soto no comenzó desde la oficina de la política pública, pues ya se venía perfilando desde que Fayad Meneses fue diputado federal y luego senador, tomó fuerza cuando se convirtió en una especie de vice gobernador.

 A él se le atribuyen decisiones relevantes, algunas plausibles otras que le generaron la animadversión de un importante sector del aparato gubernamental y de la clase política, principalmente por haber sido el brazo ejecutor del adelgazamiento del aparato gubernamental, aunque esa tarea, formalmente, le habría correspondido al titular de la Dirección de Planeación, Lamán Carranza, lo que provocó una serie de comentarios negativos para el gobierno de Fayad Meneses.

Sin dar razón convincente y a través de las redes sociales, no mediante un comunicado de prensa o una conferencia al respecto, se informó respecto de la salida de Israel Félix, de la Secretaría de la Función Pública.

Las especulaciones corrieron como río y pocos atinaron a saber la verdadera causa de esa salida. Algunos opinaban que hubo pleito en las alturas, otros que era una estrategia para impulsar al recién renunciado a esferas políticas de altos vuelos.

Lo cierto es que Israel Félix, se refugió en su fundación “Tú y yo Creciendo Juntos”, que si fue creada años atrás, no tenía la presencia que comenzó a fortalecer desde ese 19 de junio, cuando dejó de pertenecer al primer círculo del poder ejecutivo.

Hoy, al calor de las elecciones para renovar los 84 ayuntamientos, se habla con más insistencia que será candidato del PRI a la alcaldía de Mineral de la Reforma, donde ha hecho labor con su fundación, particularmente en las escuelas públicas.

Para ello, ha reforzado también su estrategia de comunicación, concediendo entrevistas en diversos espacios, opinando él mismo en las redes sociales, abonándole al desprestigio del alcalde (el panista Raúl Camacho Baños) del municipio que pretende gobernar, señalando que en uno de sus lances mediáticos, entregó un litro de leche, de dudosa calidad, además de limones para que la gente se cure del coronavirus.

Si será o no candidato, eso lo saben en las esferas de poder y en el mismo Partido Revolucionario Institucional (PRI), desde donde se preguntó ¿se le va a apoyar? y desde las alturas vino también la corta pero precisa respuesta:

Hay que apoyarlo.

Las opiniones y conclusiones expresadas en el artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Quadratín.