Aquí en Pachuca, hay escuelas particulares de educación básica, que hace un mes laboran con clases presenciales y eso se debe a la presión que ejercieron los padres de familia que se oponen a seguir pagando colegiaturas sin que sus hijos estén en el aula y, en algunos casos, pagar para que los cuiden en casa, loq eu representa un doble gasto para los jefes de esas familias.

El gobierno mexicano advirtió semanas atrás que ya no hay pretexto para que los alumnos en todos los niveles de educación no vuelvan a las aulas, cuando el número de contagios por Covid-19, se reduce paulatinamente a grado tal de que ya no representa un riesgo para la salud de los mexicanos, opinión que ha provocado confusión en muchos sectores de la sociedad.

En Hidalgo, la apertura de escuelas se ha dado de manera escalonada y hoy tenemos alrededor de 50 municipios donde ya se dan clases presenciales, sólo que en muchos casos padres y alumnos se resisten a volver a los espacios educativos, por el temor de un contagio para sus hijos y ellos mismos, pues consideran que el problema de la pandemia no ha sido superado.

Menos aún que en Europa se informa sobre una cuarta ola y una serie de reacciones violentas en Bélgica, Holanda, Países Bajos.
Podrían pensarse con ligereza que eso ocurre allá, hasta Europa, pero no hay que olvidar que el primer caso de coronavirus en México, lo trajo una persona que había ido de vacaciones a Italia.

Si bien, las autoridades de salud han insistido en que se pueden abrir las escuelas pero con la aplicación de protocolos de sanidad y que los padres de familia tienen la facultad de decidir si envían a sus hijos a las aulas o prefieren que sigan tomando clases virtuales. Eso también ha generado confusión en los docentes, pues muchos prefieren tener a todos sus alumnos en el aula y no dividirse entre atender a unos en el salón de clases y luego atender a los que optaron por quedarse en casa.

Por eso es que a pesar de la determinación de las autoridades educativas de que se de el regreso a clases presenciales, sigue la incertidumbre en padres, alumnos y muchos docentes que tampoco quieren arriesgarse a un contagio, como los que ya se han reportado en algunos municipios donde se decidió retomar el ciclo escolar con clases presenciales.

Estamos en otoño y se acerca el inverno, temporada de frío que, de acuerdo con especialistas, es el ambiente que fortalece al virus del Covid-19 y se vuelve más agresivo, esos son factores que deberán tomar en cuenta las autoridades de salud y educativas para imponer el regreso a clases presenciales, con el riesgo que eso implica.

Por lo pronto, mañana se anuncia una singular protesta de padres de familia, para exigir el regreso a clases presenciales.

Las opiniones y conclusiones expresadas en el artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Quadratín.