A la acometida, esta semana, del PRI contra el candidato del PAN-PRD a la presidencia municipal de Ixmiquipan, se suma el pleito familiar entre os hermanos Charrez Pedraza, por asuntos políticos, como la carta escrita de puño y letra por el preso Cipriano, contra su hermano Vicente, candidato del PT a la alcaldía, que dejó su hermano Pascual, apenas el pasado 5 de septiembre.

Proclives al escándalo y a la trifulca, los hermanos Charrez pasaron de ser los benefactores, los salvadores de su pueblo, a ser sus propios verdugos, hasta convertir al gobierno municipal en un trampolín político, que, además, les dejó pingües ganancias económicas, con ese nodo de hacer obra, dando mano de obra a los lugareños, pero mediante acciones gangsteriles, hasta someter a los empresarios de la construcción a sus modos.

Bien, Cipriano Charrez, quien está recluido en el penal de Pachuca, bajo proceso por el presunto delito de homicidio en grado de tentativa, ¡contra su hermano Pascual!, hizo difundir en las redes sociales una carta en la que niega el apoyo político a su hermano Vicente, quien busca ser el tercero de la dinastía Charrez Pedraza, en gobernar Ixmiquilpan, de manera consecutiva (primero lo hizo Cipriano, luego Pascual).

Niega Cipriano que su organización Movimiento Social Patriótico (MSP) apoye a Vicente y quienes están con él son César Salvador Mendoza y Edgar Hernández Doñu y Alvaro López, quienes previamente fueron expulsados del MSP “por traicionar al pueblo y recibir canonjías y dividir a la organización”.

Exige a su hermano que deje de usar su nombre para allegarse votos. “la traición y el daño que me han hecho está perdonado, no tengo ningún resentimiento, a pesar de las penurias que vivo, pero no uses mi nombre. Ya estás derrotado”, le dice a su hermano Vicente.

Lo cierto es que los tres hermanos, Cipriano, Pascual y Vicente, tienen gente en al menos cinco partidos políticos, con la que buscan mantener su presencia, en la próxima administración y en la Asamblea municipal.

La debilidad del PRI, las disputas al interior de Morena y la acometida contra el abanderado de la fórmula Pan-PRD, Edmundo Ramírez Martínez, bien podría ser capitalizada por este trio que, no sabemos bien a bien si sus pleitos epistolares son reales o sólo quedan en lo anecdótico, mientras ellos tejen sus redes, para continuar usufructuando el poder que le han dado los votos de los ixmiquilpenses.