*Los nuevos Consejeros Electorales de Morena

La elección de los cuatro Consejeros el Instituto Nacional Electoral  (INE) será el 22 de julio próximo y si el Diablo no mete la cola, los cuatro serán impuestos por la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados.

 Así que no nos debe extrañar que aparezca entre los elegidos el controvertido John Ackerman, quien ya fue palomeado por el comité técnico de diputados que analiza a los candidatos a pasar a mejor vida por los próximos ocho años que dura su encargo de Consejeros.

Por lo pronto el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados (Jucopo), Mario Delgado Carrillo, ya acordó con el Comité Técnico de Evaluación para la elección de las y los cuatro nuevos consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), reiniciar el proceso que fue interrumpido por la emergencia sanitaria de Covid-19, el próximo 6 de julio.

El miércoles pasado Mario Delgado informó que en reunión virtual con los coordinadores de los diversos grupos parlamentarios acordaron presentar ante a  la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el próximo domingo, la solicitud para convocar a un segundo periodo extraordinario el día 22 de julio, para abordar la elección de los cuatro consejeros electorales.

Si todo marcha como está previsto, el día 6 de julio, el Comité Técnico tendría que entregar las cuatro quintetas de candidatos de donde serán electos los nuevos consejeros el día 16, para llevarlos a votación del Pleno de la Cámara de Diputados el 22.

Hasta ahí todo bien, pero donde empiezan los asegunes es en el análisis de los candidatos, a ocupa cada una de las plazas de Consejero Electoral, pues siempre se dice que se procura que éste sea un proceso transparente que lleve a la elección de los mejores perfiles, que cumplan con los criterios de independencia, con reconocido prestigio y con una gran vocación de servicio y defensa de la democracia.

Sin embargo, la realidad es otra, pues hasta la última elección de consejeros, el proceso derivaba en un reparto de cuotas, esta vez los dados van a estar cargados para que sean los diputados de Morena los que decidan a quienes les darán el cargo.

Es que la elección se debe hacer por el voto de las dos terceras partes de los que asistan a la sesión y ya sabemos cómo se las gastan los pupilos de Mario Delgado, pastor de los diputados de Morena, para asegurarse los pocos votos que le hacen falta para obtener esa mayoría calificada.

La realidad es que Morena sólo va a enfrentar a la oposición del PAN y quizás del PRD y Movimiento Ciudadano, pero entre estas tres bancadas no suman ni 180 votos.

Se diría que faltan los votos del PRI, pero se sabe que Mario Delgado ya acordó con el pastor de los tricolores, René Juárez Cisneros, que lo más que harán es votar en abstención, a cambio de que les dejen seis meses la presidencia de la Mesa Directiva.

Veremos, pero por eso le digo, no se vaya a extrañar si se cuela como Consejero Electoral el gringo nacionalizado mexicano John Ackerman.

[email protected]

Las opiniones y conclusiones expresadas en el artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Quadratín.