PACHUCA, Hgo., 5 de marzo de 2018.- El llamado Proyecto Pachuca, por su misma naturaleza y por los trabajos que ello implica, es de un altísimo riesgo para la salud de la población de varios municipios.

Organizaciones y ciudadanía de algunos de esos municipios entre los cuales hay activistas, científicos e investigadores son quienes se han movilizado para hacer frente a esta amenaza de proporciones incalculablemente negativas.

Como en otras ocasiones esta columna da VOZ a importantes y diversos actores de la sociedad civil, y es este el caso en que la población de Epazoyucan exige la cancelación del Proyecto Pachuca y continúa con la defensa del derecho constitucional a vivir en un ambiente sano, para evitar que el municipio se convierta en un depósito de desechos tóxicos.

La Minera del Norte S.A., de C.V., promueve la ejecución del Proyecto Pachuca en el Municipio de Epazoyucan, en el predio Jometitlán con superficie de 417 hectáreas de uso forestal. Dicho proyecto involucra actividades de gran impacto negativo que incidirían directamente en la contaminación de la tierra, el agua, el aire, la pérdida de la producción alimentaria y la afectación a la salud de la población.

La empresa promovente publicó el día 1 de julio del 2014 un extracto del contenido del Proyecto Pachuca en el diario El Sol de Hidalgo y el día 3 del mismo mes la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la SEMARNAT dio a conocer en su sitio de internet mediante su Gaceta Ecológica que recibió el mismo proyecto.

La población de Epazoyucan no fue avisada y se enteró tardíamente de dichas publicaciones, además de que la información contenida en la primera  publicación es incompleta, ambigua y sesgada puesto que se  omitió que el proyecto involucra la realización de actividades altamente riesgosas, la apertura de un relleno sanitario y la desviación del arroyo “El Salto”. El día 17 de julio del 2014 la SEMARNAT dio por fenecido el plazo para recibir solicitudes de consulta pública, lo cual dejo a los pobladores aislados de su derecho a la información, a la consulta, al consentimiento libre, previo e informado, así como a la consulta pública obligada por ley.

Básicamente el Proyecto Pachuca consiste en la construcción y operación de una Planta de Beneficio por lixiviación para el aprovechamiento del mineral que se extrae de las minas de la propia empresa y de los jales mineros de las zonas denominadas Presa Sur ubicada en el Municipio de Mineral de la Reforma y Presa Dos Carlos ubicada en el Municipio de Pachuca de Soto. Los 100 millones de toneladas de jales que se pretenden reprocesar contienen arsénico, plomo, mercurio, cianuro y silicio  (en un 65%), elementos que representan un altísimo riesgo para la tierra, el aire, el agua, la biodiversidad de flora y fauna, además que comprometen la salud de la población de Epazoyucan y de los Municipios circunvecinos.

El traslado de material se pretende llevar a cabo a través de una red de jaleoductos de 36 Km. y 14 km. de acueductos, en la que se mezclaría agua y jales para formar la pulpa y ser transportada a Epazoyucan pasando por los municipios de Mineral de la Reforma y Zempoala, utilizando terrenos ejidales.

¿Qué afectaciones y consecuencias puede generar esto? Nos hablan de la aniquilación de especies de flora y fauna, de contaminación de mantos acuíferos y de la multiplicación de enfermedades que ya se registran en estas aéreas y que constituyen un problema sanitario. Esto lo comentaremos en la siguiente entrega.