@JoelSanRadar

El sismo de 7.5 grados registrado la mañana del martes 23 de junio en Oaxaca, se resintió en Hidalgo con poca intensidad y afortunadamente no causó pérdidas materiales ni humanas que lamentar; pero ante el movimiento telúrico, las brigadas de protección civil de cada edificio y dependencia pública aplicaron de manera efectiva los protocolos de evacuación, incluyendo los de la zona centro de Pachuca, donde una imagen que circuló en redes sociales, puso de nuevo sobre la mesa de la discusión los daños existentes en la plancha del Reloj Monumental.

La gente se preguntaba en redes si las cuarteaduras en la Plaza Independencia habían sido causadas por el temblor de ese día, pero no; la causa está pero en el sismo de corrupción que se vivió durante la administración municipal de Pachuca 2012-2016, durante la cual se llevó a cabo la “intervención” en la plaza y la construcción del Centro Cultural El Reloj, cuyos defectos y vicios ocultos de la obra comenzaron a manifestarse a los pocos meses.

Para nadie es desconocido que la obra a cargo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo tardo muchos más meses de lo planeado y que el presupuesto rebasó por mucho los 110 millones de pesos, sin que se supiera nunca la cantidad exacta, porque como una irregularidad adicional el gobierno pachuqueño de Eleazar García y la FONATUR establecieron clausulas de confidencialidad a su convenio de trabajo para encubrir todo, pese a ser una obra pública con recursos públicos; lo que no pudieron ocultar fueron los defectos que ahí están a la vista.

OMISIÓN CÓMPLICE…

A pesar de la corrupción en esa y otras obras, extrañamente el gobierno de Yolanda Tellería que está por concluir nunca procedió contra los responsables y vaya que sí sabían, tan es así que en abril del 2018 la alcaldesa informó que buscaban hacer efectiva la fianza para que constructora FONATUR cumpliera con el arreglo de las fracturas y desniveles que se estaban manifestando, así como de los defectos en el domo del Centro Cultural, lo que tampoco ocurrió.

Está claro que lo ocurrido con la Plaza Independencia no es culpa del gobierno de Yolanda Tellería, pero este sí lo dejó pasar, como también omitió proceder en contra de quienes pudieran haber resultado responsables de muchas irregularidades más de la anterior administración, que documentó la Secretaría de la Contraloría del Gobierno de Hidalgo a través de la Dirección General de Auditoría Gubernamental y cuyos resultados se entregaron el 25 de enero de 2017 al ayuntamiento mediante oficio DGAG-00142/2017.

Pero la presidente, los síndicos y regidores –todos-, se hicieron como que la virgen les hablaba y no iniciaron las denuncias penales correspondientes, como tampoco lo hicieron cuando se conoció el desfalco millonario que hubo a través de la expedición de licencias. Se volvieron encubridores delo que prometieron combatir.

LOS FACTUREROS…

Hablando de complicidades, interesante serán los efectos que en Hidalgo generen las denuncias interpuestas por el Sistema de Administración Tributaria (SAT), en contra de 43 empresas “factureras” que sin capacidad operativa, técnica o financiera, facilitaban a muchos contribuyentes y sujetos obligados, la evasión y defraudación fiscal a través de la facturación de operaciones, compras y servicios inexistentes.

El martes 23, la directora del SAT Raquel Buenrostro Sánchez y el presidente López Obrador, anunciaron en la “mañanera” que de entrada se habían iniciado acciones en contra de 43 empresas por el desfalco de 8 mil 879 millones de pesos entre el 2013 y 2019, y citaron los giros de muchos de sus clientes, sobresaliendo en el caso de nuestra entidad, que Radio y Televisión de Hidalgo está entre quienes recurrieron a estas artimañas para defraudar al fisco, con facturas de la firma Servicios NLMK.

Pero no solo en Radio y Televisión de Hidalgo está un posible fraude al fisco, se afirma que también podrían ser investigadas y requeridas por el caso de los factureros, personas del sector inmobiliario y una franquicia del sector, vinculadas a un legislador hidalguense.

MUCHAS DUDAS…

Y finalmente un asunto que empieza a generar muchas dudas en el escenario nacional, es el atentado sufrido en el corazón de la Ciudad de México por el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, en un acto que se inscribe como uno de los de mayor violencia en la capital de la República, aunque el saldo solo fue de dos personas muertas y cinco lesionadas, entre ellas el jefe policiaco que salvó la vida por el blindaje 7 de su unidad.

No hay duda de el atentado existió, pero aunque las autoridades afirman que los responsables pertenecen a un cártel que se distingue por su extrema violencia poder de fuego, no han precisado la forma en la que se detuvo sin más bajas a los sujetos que tenían consigo 8 armas cortas, 34 armas largas, 5 fusiles Barret que son capaces de derribar helicópteros, inhibidores de señal, granadas, lanzagranadas, bombas molotov, chalecos y cartuchos que les habría permitido armas una guerra antes que caer en prisión.

En serio llegaron de manera inmediata tantos policías como para contener a tantos que estaban dispuestos a todo; ¿el gobierno de Claudia Sheinbaum los rindió y sometió de manera triunfal pese a ser unos profesionales de la violencia?

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Volvimos nuevamente al semáforo rojo por la pandemia del COVID-19 y aún así las autoridades están permitiendo la reapertura de balnearios y la instalación de tianguis como el de La Providencia en Mineral de la Reforma como ocurrió éste Domingo. ¿Acaso los gobiernos le están apostando a que la gente se muera?