Sistema de pensiones; muchas preguntas que necesitan respuestas

Durante tres sexenios los Presidentes de México se dedicaron a patear el bote escurriéndose de la responsabilidad de poner solución al problema de finanzas públicas que representaba un sistema de pensiones que no daba solución a la necesidad de garantizar ingresos mínimos adecuados a quienes se retiraban de su etapa productiva.

Lo hace AMLO con una iniciativa que exige un bordado fino y responsabilidad en el Congreso donde los legisladores tendrán que poner puntos específicos a la iniciativa original. Mucho que cuidar, muchos riesgos que cuestionan la actitud totalmente festiva de quienes acompañaron al Presidente a dar anuncio oficial a la iniciativa.

Este buen propósito tiene sus asegunes sin duda. Muchas preguntas que tendrían que hacerse y que tendrán que responder los diputados y senadores cuando su turno llegue en septiembre de este año la oportunidad de afinar la propuesta del Gobierno Federal.

¿Por qué solo la iniciativa privada carga o acepta cargar con toda la actualización en un acuerdo tripartito en donde las otras dos partes, trabajador y gobierno lo único que hacen es aplaudir? ¿Porqué se evita extender la edad de retiro, algo que se ha hecho , se ha tenido que hacer, en todos los países en donde ha habido la necesidad de hacer reformas a sus sistemas de retiro productivo?

¿Por qué se exenta al trabajador de incrementar el aporte que hace a su beneficio al término productivo? ¿Pesará demasiado si aporta dos por ciento más de su salario a su cuenta? ¿quedará en la miseria el obrero en un sexenio que seguirá incrementando el salario mínimo por encima del porcentaje inflacionario si pone algo más a su cuota de retiro? ¿Es el paternalismo saludable en esta decisión que también elude la posibilidad de incrementar la edad mínima de retiro?

¿Es mucho pedirle a los futuros trabajadores que a partir del 2021 se sumen al ejército de la economía formal que tengan en cuenta que su edad de retiro se apuntará a partir del 2021 hasta el año 2087? ¿Cree usted que es un asalto a los derechos laborales que la edad se extienda cinco años más como se ha hecho en otras naciones del mundo tomando en cuenta la esperanza de vida que se ha extendido más allá de los 70 años en nuestro país?

Para no dejar fuera la pregunta de si habrán aceptado las grandes empresas agrupadas en el CCE un trato que acabará siendo una soga que ahorque a las micro y pequeñas empresas que no contarán con la posibilidad de hacer frente holgado al compromiso adquirido por la cúpula de cúpula empresarial de llevar solos en sus espaldas el cargo de actualización de las cuotas del retiro?

Para no olvidar que no hay garantía alguna de que legisladores morenos salgan con la idea de desaparecer las Afores, condenar a las empresas que administran los fondos de ahorro a ser quemadas en una hoguera en el Zócalo capitalino y los recursos, cuatro billones de pesos números gruesos existentes hoy en sistema de pensiones por mejorar, pasen a ser responsabilidad absoluta del Banco del Bienestar para que costee la refinería en Tabasco y le ponga carbón al trenecito maya?

¿En serio? En serio, son muchas preguntas que demandan respuestas. En su momento tendrán que llegar. No nos carcome el ansia, solo lo anotamos para tener claro que una buena iniciativa, con buenas intenciones no necesariamente termina como una buena obra.