PACHUCA, Hgo., 29 de junio del 2020.- Bajo la adopción de medidas de sana distancia e higiénicas en periodo de pandemia, así como el empleo de las redes sociales, se dio la primera misa en La Villita y la Arquidiócesis de Tulancingo tras el cierre de estos sitios de culto como medida de contingencia por el virus de Covid 19.

Un día antes de que Hidalgo retornara al semáforo rojo que implica una situación de máximo riesgo por contagios de Covid 19, las autoridades eclesiásticas del recinto religioso más importante de la capital de Hidalgo, es decir, La Villita, realizaron una misa presencial, en la cual asistieron creyentes, a los cuales los ubicaron a dos personas por banca, previamente a tomarles la temperatura y darles gel antibacterial, dentro de la nueva dinámica a causa de la pandemia.

De igual forma, de acuerdo a asistentes, se le exigió a fin de entrera al recinto sacro, el uso obligatorio de cubrebocas, esto dentro de la semana en que Hidalgo se localizó en semáforo naranja de riesgo epidemiológico.

Por su parte, la Arquidiócesis de Tulancingo oficializó misa este día a través del uso de redes sociales, por medio de su cuenta de Facebook, esto bajo las nuevas situaciones de interacción y aproximación con el público y sobre todo, de sus creyentes.

En el caso de La Villita, se desconoce cómo será la situación que se presente a partir de este lunes, debido al cambio de semáforo epidemiológico a color rojo para Hidalgo y especialmente a Pachuca, como epicentro del contagio en la entidad, por lo cual esperarán alguna respuesta específicamente de la Arquidiócesis de Tulancingo a fin de continuar o de nueva cuenta cesar sus actividades religiosas.