PACHUCA, Hgo., mayo de 2020.- En medio de la crisis económica provocada por la pandemia, los mil 100 animales del Tozoofari no peligran por falta de nutrición.

Incluso niños, acompañados de sus padres, colaboran llevando raciones de alimentos.

Pero no es suficiente pues la manutención de los ejemplares cuesta 80 mil pesos semanales, erogación forzosa no obstante que el centro temático dejó de percibir ingresos al cerrarse desde el 15 de marzo debido a la crisis de salud.

“Los pequeños traen un kilo de arroz, un poco de zanahoria, lechuga, lo que pueden y se agradece mucho”, informó el empresario Santos Islas Morales, quien señaló que en la etapa crítica se requiere más apoyo para alimentar a jirafas, hipopótamos del Nilo, papiones, leones, reptiles, antílopes, avestruces, lobos y otras especies.

Los actos de generosidad no cesan pues comerciantes de la Central de Abastos de Tulancingo, están llevando comida en la peor etapa que ha enfrentado  el Tozofari desde su creación hace más de diez años, manifestó el promotor del proyecto.

Ahora mismo se está ofreciendo preventa de boletos con 30 por ciento de descuento para se puedan usar una vez que se supere la pandemia, pues de esa manera la gente puede colaborar en mantener a los ejemplares del zoológico hidalguense, añadió.

Además se aceptan donaciones en especie: manzana, melón, papaya, guayaba, naranja, jícama, uvas, fresas, betabel, piña, pepino, calabaza italiana, lechuga, plátano, papa, brócoli, apio, nopales, pera, semilla de girasol, elote, sandía, mango, avena huevo, miel, filete de pescado y salchicha.

Sin embargo, no hay riesgo de desnutrición o muerte de animales por falta de alimentos.

“Estamos hasta vendiendo automóviles para sufragar gastos”, señaló Santos Islas.

En medio de la incertidumbre derivada de la epidemia ocurren actos sorprendentes a favor del Tozoofari, dijo.

“Un americano nos envío mil dólares y no sabemos quién es, pero seguramente le gusta la naturaleza”, añadió Islas Morales.

En entrevista para Quadratín Hidalgo informó que los gastos no han cesado en ese centro ubicado en el municipio de Epazoyucan, pues se paga la nómina de 40 trabajadores.

Se rebajaron sueldos pero los empleados “están totalmente de acuerdo. ¿A dónde corren con estos problemas?”

Confió en el apoyo general porque, dijo, “El Tozoofari no es de Santos Islas: Es de Pachuca, es de Epazoyucan y es totalmente hidalguense”.