PACHUA, Hgo., 25 de marzo de 2020.- Obreros de Hidalgo están inconformes por la pasividad de la Profeco ante el encarecimiento  de mercancías que se agudizó por la pandemia del Covid-19.

Las grandes cadenas comerciales “hacen su agosto pues aprovechándose de esta situación están reetiquetando los productos de la canasta básica”, expresó Mario Baños Briseño, secretario general adjunto de la Federación de Trabajadores del estado de Hidalgo.

Incluso en los mercados se están elevando los precios desmesuradamente pues el kilogramo de limón se vende a 40 pesos, sin ninguna explicación porque en perecederos no puede haber compras de pánico, situación que se ha trasladado al blanquillo que ya se vende a 40 y 45 pesos el kilogramo, cuando hace 15 días se cotizaba a 35 pesos, explicó.

En los supermercados, según afirmó, se están cambiando las etiquetas de los productos para encarecerlos tratándose de enlatados, sopas y productos de higiene.

“Los obreros de Hidalgo sí reclamamos y exigimos respetuosamente a la Procuraduría Federal del Consumidor que intervenga porque es su competencia”.

Agregó: “Que no le tiemble la mano, que actúe y aplique las multas correspondientes o las clausuras, porque vemos como sube el arroz y el huevo por citar algunos alimentos”.

Reconoció que no hay control de precios a los productos, los cuales se rigen por el mercado de oferta y demanda.

Pero no se puede permitir que en la emergencia sanitaria mundial se especule o se lucre de más con la necesidad de la gente de menores recursos, expresó el dirigente obrero hidalguense.

Mientras que la sociedad está haciendo su parte para prevenir contagios las grandes empresas, opinó, estarían abusando de los consumidores.