PACHUCA, Hgo., 6 de julio de 2015.- La organización Artículo 19 en el primer semestre del año registró dos agresiones contra periodistas en Hidalgo, -en todo el año pasado sólo evidenció un caso- así lo dio a conocer en su informe de enero a julio de 2015 “+Violencia + Silencio”.

En estos seis meses la organización que trabaja a favor de la defensa de la libertad de expresión en total documentó 227 agresiones contra la prensa, lo que equivale a 99 casos por debajo de las 326 registradas en el 2014 detalla en su estudio.

Si bien la entidad con mayor número de ataques es Guerrero, con 38; seguida del Distrito Federal, con 33, y Puebla, con 29, la organización menciona que la violencia hacia los trabajadores de la comunicación va en aumento debido a la crisis de derechos humanos que se vive en el país ha tenido un grave impacto en la libertad de expresión.

El informe también revela que Veracruz continúa como una de las regiones más peligrosas para la prensa en el mundo durante el 2014 se registraron tres asesinatos.

Los ataques van desde intimidaciones, amenazas, agresiones a medios, agresiones físicas o al material de trabajo, violencia institucional, privación de la libertad, intimidación, hostigamiento y asesinato.

«Las cifras que reflejan la violencia contra la prensa durante el primer semestre de 2015 nos indican de manera categórica que la libertad de prensa está bajo contante ataque en nuestro país. El primer informe semestral de 2015, elaborado por Article 19, da cuenta del deterioro constante de nuestro derecho constitucional a la libertad de expresión”, comentó en el informe Darío Ramírez, director de Article 19 Oficina para México y Centroamérica.

Otras de las entidades en donde la organización también documentó dos casos registrados durante enero a julio de 2015 fueron los estados de Nuevo León, Colima, Querétaro y Campeche.

Se detalla en el documento que de las agresiones documentadas, 130 fueron dirigidas a hombres, 46 a mujeres y 51 a medios de comunicación; los principales ataques documentados fueron 66 ataques físicos y materiales, 7  homicidios; 51 amenazas.

Además 47 ataques a medios de comunicación, destacan 23 ataques cibernéticos; 20 actos de hostigamiento y acoso, de los cuales sobresalen 6 casos de perseguimiento y acoso laboral, 4 despidos injustificados, 2 actos de censura, así como 2 actos de desprestigio sobre la dimensión sexual.