Se necesita ser en extremo miserable como para dividir en tiempos de crisis… Se necesita ser estúpido en exceso como para alegrarse cuando alguna persona se ha contagiado de Covid-19. Esto lo saben los adversarios y detractores políticos del presidente Andrés Manuel, por eso midieron sus palabras e incluso manifestaron públicamente (tal vez guardando las formas  de manera hipócrita), su pronta salud. Por ello, las burlas del ex presidente panista Vicente Fox hacia el Subsecretario Hugo López-Gatell que manifestó tener síntomas leves de covid no tienen nombre; Su visceralidad no solo lo pone en evidencia sino que lo exhibe como cual pobre espantajo de chilar cuyas actitudes como opositor no le han dado hasta ahora argumentos sólidos para rebatir las políticas públicas del actual gobierno.

Otra que quizás seque se esté regodeando con esta noticia es la Senadora Lilly Téllez, quien además ha rebautizado al subsecretario como el “Doctor Muerte”, apodo muy por encima de la capacidad de López-Gatell. No obstante, no nos extrañan las declaraciones de dicha senadora, puesto se ha vuelto en la dama de las contradicciones y desvaríos; dícese defensora de la mujer y se atreve a referirse a sus homologas morenistas como mujeres que rumean a la hora de debatir. Me pregunto si ellas rumean ¿Lilly Téllez bala, brama o sisea? Solo ella sabe la respuesta.

En fin, el apodo es lo de menos, el trabajo de López-Gatell ha sido eficiente, con todo y sus asegunes, se están vacunando ya a los adultos mayores en algunas áreas rurales del país. Por si fuera poco, este fin de semana se anunció la llegada de otro cargamento de vacunas, esta vez procedentes de Rusia (Sputnik V). Por cierto, es irónico que con todas las críticas de la oposición, entre ellas las de la susodicha senadora; existe una gran probabilidad de que por la edad y cobertura les toque este tipo d vacunas, a ver si no luego  nos sale con que tienen nano bots que nos inyectaran en el cerebro en manifiesto comunista.

A propósito guerras ideológicas, complogs y fantasmas del pasado, mucho se ha hablado de los apagones y de la crisis y desabasto de gas, la amenaza de cancelar contratos en suministro de Texas con México, el ofrecimiento del gobierno venezolano de abastecer este insumo, el revire y la renegociación del gobierno texano con el México, en fin cuento de nunca acabar. Tal parece que la paranoia de nuestro vecino del norte lo dejaron atrapado en la Guerra Fría. Su personalidad como nación aún se cree que sigue siendo el gendarme del mundo cuando otras potencias emergentes como China, Rusia e India ya le están pisando sus talones.

Pero algo es cierto, Estados Unidos nunca va cambiar su tono, pues sea con demócratas o republicanos su naturaleza imperialista (ahora un tanto decadente) irá en la misma dirección. Para muestra la actitud del ahora presidente Joe Biden  quien quiere manejar, es decir, retomar el control después del desastre bilateral de Trump, con sus principales socios comerciales, apelando al “viejo y confiable” discurso en pro de la democracia y libertad (en su beneficio) para impedir la penetración comercial de China y Rusia en su área de influencia, principalmente en Latinoamérica. No sé ustedes pero pese a las reformas migratorias anunciadas por Biden y su aparente política “conciliadora” con México, quizás tendría que cambiar el tono  de sus relaciones bilaterales, por lo menos en este sexenio, pues la 4T ha demostrado de manera parcial la defensa de su soberanía de un modo distinto, menos sevillista y más cooperativo a diferencia de los sexenios anteriores.

En este sentido esto quedó demostrado de manera parcial el día de ayer, en la inauguración de unidades generadoras de energía de turbo gas aeroderivadas en La Paz Baja California Sur, donde Andrés Manuel además de hacer sudar al gobernador panista, Carlos Mendoza Davis, aprovechó (como siempre) para promocionar su gobierno y echar más lecha al tema de combate a la corrupción. Esta actitud en las arengas de nuestro huey tlatoani no es extraña, lo sabemos. Lo irónico no es lo cansado y repetitivo de su discurso, sino qué tanto le calaron las palabras a Mendoza Davis ¿Será que le vino a la mente aquel sexenio de sangre del ex presidente Felipe Calderón? ¿Será que se acordó de la extinción de Luz y Fuerza del Centro allá por el lejano 2008? No lo sabemos, pero por el sudor en su frente es muy probable que se acordase de esto y mucho más.

Además, el presidente también habló de las previsiones la 4T tomó a raíz de los apagones de la semana pasada, presumiendo que incluso que dicha estrategia ni siquiera la contemplo Estados Unidos y particularmente Texas, de quien lamentó no solo su situación energética sino que su gobierno aun fuera rehén de emporios privados. Aseguro que para evitar más apagones en su sexenio ha generado una constante comunicación con el objetivo de construir otras alternativas para solucionar dicha situación, ello a diferencia de los sexenios anteriores que dejaron caer la infraestructura energética para que fuese sustituida por empresas privadas. No obstante, como van las cosas será difícil para la 4T cumplir con todos sus objetivos, pero hasta el momento bien que mal va avanzando en algunos de ellos, habrá que ver que de verdad la campara de vacunación se lleve lo mejor posible y que los ciudadanos hagan consciencia aún más dejando de lado el individualismo y las ganas de salir a divertirse en tanto no disminuyan realmente los casos.

Por lo pronto y a propósito de energía y cortos circuitos, me fue inevitable no mostrar los antecedentes es esta industria en nuestro país. La instalación del primer generador de energía eléctrica fue en la fábrica textil “La Americana” en León Guanajuato alrededor del año de 1879. Por lo general el sector privado y en específico las fábricas industriales y textiles fueron las pioneras en varias partes del país. En 1881 inició el sistema de alumbrado público en la Ciudad de México, cubriendo las principales cuadras del centro histórico y la Alameda. En 1889 fue instalada la primera planta hidroeléctrica en el estado de Chihuahua. En 1902 fue creada una compañía canadiense que se instaló en Necaxa, un año más tarde el gobierno de Porfirio Díaz le otorgó la concesión para explotar el rio Tenango, Necaxa y Xaltepuxtla, posteriormente esta compaña se trasformó en la ahora extinta Compañía Mexicana de Luz y Fuerza del Centro. En Hidalgo, una de las primeras plantas de esta se instaló en Juandhó, comunidad del municipio de Tetepango. Muchas cosas han pasado desde entonces, luego vino la creación de CFE y con ello otros cantares. Esperemos que la situación con relación a la energía no nos dé más sustos ni apagones en un futuro inmediato.

Las opiniones y conclusiones expresadas en el artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Quadratín.