PACHUCA, Hgo., 12 de octubre del 2021- La auditoría externa practicada en la entrega-recepción en el Congreso local tendrá un costó de sólo 60 mil pesos y si bien no hay fecha concreta para entregarla, se dará a conocer frente a medios de comunicación para “no meterle mano”, aclaró el presidente de la Junta de Gobierno, Francisco Xavier Berganza Escorza.

Ante pregunta de la prensa respecto al avance de la inspección de la administración del último periodo de la LXIV legislatura local, el diputado de Morena y encargado de la administración del primer año de la actual LXV legislatura, refirió que se sigue el trabajo, aunque no se tiene fecha concreta para obtener los resultados.

Dijo que le preocupa que no se tenga una fecha para presentar el informe, pero tampoco quiere apresurar al despacho externo que lleva la auditoría, a fin de que no se comentan errores y se haga un buen trabajo.

Al cuestionársele del porqué la contratación de un despacho externo en vez de utilizar los recursos del propio Congreso con auditores, Berganza Escorza precisó que “no se puede ser juez y parte”, de ahí que se pidiera el apoyo de una instancia inspectora ajena al Poder Legislativo.

Apuntó que, además, de los resultados que se arroje en la auditoría externa, la propia Contraloría interna tiene que reflejar lo mismo, así, sentenció que “todo el mundo le va a pensar para cometer un error”.

Omitió dar el nombre del despacho encargado de la auditoría, esto por un convenio de confidencialidad, además de que la contratación del mismo no será oneroso para las finanzas el Poder Legislativo, pues sólo costará 60 mil pesos esta auditoría externa.

Ante cierta incredulidad por el costo que contrasta con pagos de contratación en despachos anteriores en la pasada legislatura que superó la suma de más de un millón de pesos, reiteró que sólo se erogarán 60 mil pesos y que ese tipo de prácticas de derroches “en mi cargo no va a pasar eso, va a pasar lo que es”.

Precisó que en el momento que se tengan los resultados se hará del conocimiento de los propios medios, pues consideró que esta practica de apertura y transparencia “es para no meterle mano”, además de que no se le dé un tinte político a dicha situación de la entrega-recepción, y ante posible presencia de prácticas anómalas.