PACHUCA, Hgo., 16 de noviembre del 2020.- El secretario de Turismo, Eduardo Baños Gómez rechazó que exista tráfico de influencias o alguna anomalía en la adquisición que hizo de un predio de 5,995 metros cuadrados que alberga una construcción del siglo XX conocido como los talleres de Maestranza, donde la Compañía Real del Monte y Pachuca modificaba o reparaba unidades que utilizaba para la actividad minera.

En entrevista para Quadratín Hidalgo, el servidor público dijo que desde hace dos años a petición de la Compañía Real del Monte, inició pláticas para adquirir un predio ubicado en la calle colegio Militar en la pachuqueña colonia Maestranza, sin embargo fue hasta el 19 de febrero de este año cuando se realizó la transacción por 11 millones de pesos.

“La Compañía Real del Monte y Pachuca tiene 30 años de ser una institución privada, no tiene nada que ver con instituciones públicas, además ellos publicitaron la venta de este inmueble en diversos medios. No existe en el Registro Público ninguna mención de que sea un monumento histórico”, señaló el servidor público en torno a los comentarios de presuntas irregularidades en la adjudicación.

Agregó que el INAH nunca ha tenido catalogada dicha construcción como edificio histórico, lo establece la ficha técnica del inmueble elaborada en 1988, donde dice que es un edificio con valor cultural, lo que se refiere a una subclasificación que no existe en la ley, solo aparecen los catalogados como sitios arqueológicos, históricos y artísticos.

Sin embargo, Baños Gómez aseguró que aunque el predio fuera un monumento histórico en ningún momento se impide la compraventa, incluso está autorizada en la Ley de Monumentos históricos.

“El artículo 36 es muy claro: Son monumentos históricos los inmuebles construidos del siglo XVI al XIX, destinados a templos y sus anexos; arzobispados, obispados y casas culturales; seminarios, conventos o cualesquiera otros destinados a la administración, divulgación, enseñanza o práctica de un culto religioso; así como a la educación y a la enseñanza, a fines asistenciales o benéficos; al servicio y ornato público y al uso de las autoridades civiles y militares”.

Según Baños, el motivo principal de adquirir dicho predio que desde hace varios años se encontraba abandonado y servía como guarida de malvivientes, fue por una promesa que le realizó a su padre, quien de joven trabajó en ese lugar durante el desarrollo de la segunda guerra mundial y a quien le prometió adquirirlo y rescatarlo.

Adelantó que si la presidencia municipal de Pachuca lo autoriza, este sitio sería destinado para albergar una universidad, así como un hotel, restaurante y un museo temático de minería, “buscaremos que sea un sitio de visita obligada”.

Sobre las críticas recibidas en torno a la adquisición de este terreno, reviró:

“Durante los 20 años que estuvo desocupado fue objeto de descuidos, de muchos actos vandálicos y nadie dijo nada. Ahora que lo compro, que lo mandé limpiar, le puse vigilancia, surge un colectivo pero me gustaría platicar con ellos, porque quizá también tienen una información errónea de lo que se pretende hacer ahí”.

Rechazó que su posición de secretario dentro del gobierno de Omar Fayad le haya servido para realizar dicha compra:

“Le agradezco al gobernador por haberme dado la oportunidad de ser secretario de Turismo, pero ante el SAT soy una persona física con actividad empresarial y no tengo ninguna limitación para comprar o vender inmuebles, mientras tenga capacidad para hacerlo”.